domingo, 28 de abril de 2013

”Idea y Führer”, por Alfred Rosenberg




”Idea y Führer”, por Alfred Rosenberg
(Völkischer Beobachter de 3.5.1930-extractos-).



Toda gran ‘idea’ -según Goethe- se manifiestalegislando. Toda verdadera gran Revolución, sin embargo, es siempre elnacimiento anímico-espiritual de una personalidad.
Una idea precisa en este mundo, pararepresentarse, de un cuerpo. De este afán salen el Parthenon así como la Sixtina o la Novena Sinfonía.Hombre, idea y obra son una unidad espacio-temporal que nunca se ha deshecho.
El movimiento nacionalsocialista tiene supropia ley, por la cual se ha administrado desde el primer día de suexistencia: Sangre y Suelo, la premisa de todo obrar; Personalidad, lacoronación de un pueblo; Caudillaje frente al afán de nivelación de clasesdemocrático; lucha final contra la tiranía del marxismo, o de lasocialdemocracia así como del bolchevismo; desprendimiento de la inútilburguesía a través de una nueva selección de la Nación.
Antes de que una idea pueda ser engendradora,formadora de un tipo humano, está inseparablemente unida con su generadorviviente. Esto es algo que cualquiera que tenga y desarrolle esta misma idea,comprende sin ninguna dificultad. Además, también esto es algo que todocarácter germánico, incluso el más simple, siente un modo profundo e inmediato.Si, de este modo, los enemigos intentasen hacer creer que todo depende solo de"la grandeza de la Idea",y no de la persona que la genera, podríamos cualificar este intento tal como loindica Heinrich Heine como "Ruido y Humo". Es totalmente evidente quenosotros no tenemos nada que ver con motivos "ideales", con"fidelidad a la Idea",ni con campos estériles, que no conciben ni la Idea ni la gran personalidad y por eso no soncapaces de valorarlos...
Muchos se afilian con la ingenua creencia deencontrar en el Partido un cómodo Forum para sus discusiones y proyectos, porsi alguien allí los quiere escuchar. Estas personas hablan luego familiarmentede "la idea", con la cual se representan sólo los engendros de sufantasía y consideran sólo al Nacionalsocialismo como objeto de ensayo. Es porello que, para estas personas, la personalidad del Führer es en sídesagradable, porque aquí Idea y Forma existen ya y si intentan colocarse en sulugar serán rechazados a la mínima ocasión.
Insisten celosamente en la "fidelidad a la Idea" y luego serecurren a ejemplos "históricos", todo esto es una distracción decafé.
Todo aquel que sea realmente fiel a esta idea,deberá poner de relieve por ello la insolubilidad de Führer e Idea, y laspersonas arriba mencionadas o aceptan una férrea disciplina o – en el caso deque exista junto a la ambición vulgar la característica inferioridad - tienenque darse de baja.
Pues precisamente se rechaza la más fuertepersonalidad y la más alta conciencia del movimiento Nacionalsocialista para hacerdel Partido un club de debates públicos, de hombres que entran comotorbellinos, confundiendo la palabrería con la solución de problemas y losportaplumas acaso con espadas y lanzas: la Idea existe rígidamente, fuertemente unida con elFührer, de cuyo centro surgen las decisiones. Toda participación valiosa serátenida en cuenta ¡pero después de que se haya pronunciado la jefatura!.


Traducción para BLT

Creemos que con este texto inédito encastellano de Rosenberg ponemos en claro que por encima de las ideas está elHombre, la persona. Lo mismo pasa en nuestra lucha, por encima de las ideaspolíticas está la formación humana y ese estilo que es la base de todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario