jueves, 18 de abril de 2013

Ramon Bau-El NacionalSocialismo Actual En Relacion al Tercer Reich

“EL NACIONALSOCIALISMO ACTUAL EN RELACIÓN AL III REICH”
Por Ramón Bau

EL PROBLEMA DE LA HISTORIA

La Historia es un producto de la realidad de cada momento, de forma que es imposible repetirla o imitarla una vez cambiado el momento histórico, su entorno y la mentalidad en el que se produjo.
Pongamos varios ejemplos de las principales revoluciones del pensamiento que han existido.
- El sistema democrático se inicia con la Revolución francesa, cometiendo inmediatamente todo tipo de crímenes y genocidios (las persecuciones religiosas de la Vendée y los Chuanes). Pero aun hay más, la primera ‘democracia’ del mundo, Los Estados Unidos de América, nacen con Washington, Jefferson o Lincoln, todos ellos culpables de uno de los más espantosos genocidios efectuados en los países de raza blanca (dado que en otras áreas se han producido genocidios aun mucho más amplios, al fin y al cabo la esclavitud de los negros era ya normal en países africanos y árabes) la esclavitud de los negros y posteriormente su discriminación hasta casi 1950.
Abraham Lincoln, tan alabado, tuvo esclavos negros y, tras abolir la esclavitud, mantuvo leyes discriminatorias para los negros, claro delito de genocidio en las leyes actuales.
Los primeros campos de concentración por limpieza étnica los crearon los ingleses en la guerra Anglo-Boer en áfrica del sur, siendo W. Churchill uno de sus impulsores.
Incluso en la II Guerra Mundial los americanos internaron en campos a sus conciudadanos de origen étnico japonés. Y en 1946 los aliados, todos, impusieron la limpieza étnica de alemanes en Silesia, Pomerania y otras zonas, con más de dos millones de muertos por dicha causa.
La democracia capitalista además ha causado más muertos por hambre y miseria que todos los demás regímenes juntos. Millones de obreros murieron sin asistencia, agotados, sin ayuda alguna, gracias al capitalismo. Y hoy pasa algo similar en muchas partes del mundo.
- El comunismo ha cometido tales genocidios que es inútil siquiera reseñarlos. No solo por motivos religiosos, con millones de cristianos sacrificados, sino por temas étnicos, grupos étnicos enteros fueron casi exterminados, como los Chechenos por Stalin, y otros deportados masivamente.
Durante la República Española los cristianos sufrieron un tremendo genocidio con decenas de miles de asesinados, torturados en ‘checas’ y monjas violadas.
Los hechos de Mao sobrepasan por supuesto toda cifra que pueda imaginarse, en el más horroroso de los genocidios sobre el pueblo chino y luego el tibetano.
- El Estado de Israel está en estos mismos momentos cometiendo toda clase de delito de Genocidio contra el pueblo palestino, al que discrimina, efectúa limpieza étnica y masacra.
Para colmo el Antiguo Testamento, considerado palabra de Dios por los judíos, promueve delitos de genocidio contra los homosexuales, y afirma como provenientes de dios brutales genocidios contra otros pueblos.
- El cristianismo del siglo II es anti militarista, pacifista y muy poco estructurado, jerarquizado. Mientras que unos siglos después, y durante más de un milenio, fue todo lo contrario, teniendo en las órdenes de Caballería un ejemplo bien distinto, y no por ello digno y profundamente religioso.
Las guerras de religión entre las diversas tendencias cristianas así como la sangrienta guerra contra los sarracenos, están repletas de hechos, por todas las partes implicadas, que hoy en día se catalogarían de ‘genocidios’ por el Código Penal español.
- El Nacionalsocialismo alemán es el UNICO movimiento revolucionario que ha subido al poder de forma democrática, sin golpe de Estado ni guerra previa.
Por supuesto lo hizo en una época cruel y brutal, con Stalin a un lado y las democracias capitalistas más opresivas y destructivas con los obreros al otro lado.
Los 6 años de gobierno en paz del NS alemán fueron mucho más pacíficos que los 6 primeros años de cualquier otro proceso revolucionario mundial, pero tampoco estuvieron exentos de leyes discriminatorias y de algún acto violento por motivación étnica.
Este ambiente terrible, de hace más de 70 años, desemboca en la más horrorosa guerra mundial, quizás inevitable dado el enfrentamiento radical entre comunismo, capitalismo y los fascismos.
No vamos a negar, sino que reconocemos y condenamos, que en estos años el Nacionalsocialismo alemán, especialmente durante la guerra mundial, efectuó deportaciones, asesinatos y discriminación, contra grupos étnicos, y por ello afectando a personas inocentes, que sufrieron esas consecuencias sin culpa alguna.
Recordemos que el delito de ‘Genocidio’ en el Código Penal español incluye las deportaciones y la discriminación, por tanto nadie niega que el III Reich, así como los demás beligerantes en la II Guerra Mundial, cometieran delitos de Genocidio.
Reconocemos como un hecho incuestionable q ue diversas organizaciones nacionalsocialistas, especialmente las SS y más directamente los conocidos como  Einsatz Gruppen, sobretodo en la década de los cuarenta, se hallaron inmersos en un torbellino de violencia, con crímenes, injusticias y arbitrariedades.


EL NACIONAL SOCIALISMO ACTUAL FRENTE A LA HISTORIA


El Nacional Socialismo actual condena estos hechos y no pretende por tanto en modo alguno repetirlos ni aprobarlos, ni justificarlos.
Pero exige el derecho a exponer los hechos de forma veraz, sin la propaganda falsa que los vencedores han efectuado sobre estos hechos. Pero nunca para justificar los crímenes realmente cometidos.
TODAS las versiones de los vencedores de cualquier guerra de la Historia han sido siempre falsas. La de los aliados en la II Guerra Mundial no es una excepción sino la confirmación absoluta de esta realidad: los vencedores mienten siempre y tratan de imponer su propia ‘historia’ como la única y de obligada creencia.
El llamado Holocausto debe ser examinado por la Historia de forma libre, no por imposiciones penales. Una cosa es justificar los crímenes que se cometieron y otra creerse la versión que los vencedores ha impuesto, que está completamente deformada.
Hoy es posible debatir libremente sobre los hechos, motivaciones e incluso excusas que tuviera la República española en referencia al genocidio de católicos en la guerra civil, los mismo si se habla de otros genocidios, pero en cambio si se hace lo mismo con los hechos del Nacionalsocialismo alemán, se intenta penalizar el debate con la excusa de que se ‘justifica’.
En el sistema actual nadie impide ni critica que los demócratas actuales alaben a Churchill, George Washington o los comunistas hagan apología de Lenin o Mao, o se use las banderas de Israel o de la hoz y el martillo, pese a que todos esos símbolos o personas cometieran genocidios.
Por si hay alguna duda sobre que Israel hoy comete genocidio, bastaría indicar que si un nacionalsocialista propusiera tratar a los judíos españoles con las mismas medidas ‘democráticas’ que Israel trata a los Palestinos, entonces si sería juzgado por fomentar el odio y el genocidio.
En cambio el sistema actual pretende sistemáticamente prohibir el uso de la esvástica como ‘fomentadora del odio’. Esta discriminación absurda es una muestra de que no se trata de un tema jurídico sino de una voluntad política únicamente dirigida contra el NS.
La esvástica es un símbolo político del NS actual, que no implica una identificación con TODO lo efectuado hace 70 años ya en Alemania, como el que usa una hoz y martillo del PCE no significa que apoye todo lo efectuado por el comunismo de la URSS. Y las organizaciones que ayudan a Israel pero condenan su genocidio contra los Palestinos no son inculpadas penalmente de ‘apología de regimenes que cometen genocidio’.
Si se pregunta a un comunista si apoya el triunfo de la Revolución de Octubre en Rusia, dirá siempre que sí, sin que ello implique que apoye los crímenes y genocidios que esa revolución comportó. Y si un demócrata admira a Abraham Lincoln o George Washigton, no se le acusará de apoyar la esclavitud y discriminación de los negros, pese a que ambos gobernaron apoyando esa política genocida. En cambio cuando un NS admira a Hitler el sistema quiere condenarlo por ‘apología de régimen que cometió genocidio’.
Los Nacionalsocialistas admiramos muchas cosas del régimen alemán NS, pero no pretendemos ni repetirlo ni hacer apología de todos sus hechos. La historia jamás se repite, y además no deseamos en absoluto asumir los crímenes, deportaciones, discriminaciones y errores que todos los regimenes de aquellos años 30 cometieron.
En cambio muchas de sus ideas socialistas, su política comunitaria y anti capitalista, que son las bases del actual Nacionalsocialismo, no solo son de admirar sino que son precisamente las medidas que el mundo actual necesita para acabar con la dictadura financiera y económica del capitalismo.
En este sentido la admiración por la persona de Hitler, Hess u otros personajes del III Reich no implica un apoyo a toda su política de hace casi 80 años, sino a su vida y calidad personal, y a su lucha contra el capitalismo y materialismo.
Por otra parte nuestra admiración por el Arte y el Diseño del NS alemán es evidente, y no implica intento de ‘reconstrucción’ del régimen, sino admiración por su belleza y su calidad. De la misma forma que admirar a Gorky no significa apoyar la política de Stalin. Ni admirar a Pau Casals o la obra teatral de García Lorca implica apoyar el genocidio religioso de la República Española.
El Nacional socialismo actual no es alemán ni está intentando revivir otras épocas, sino aplicar los Valores y cosmovisión socialistas y nacionales a los tiempos actuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario