jueves, 11 de julio de 2013

La Cuestion Religiosa Y Los Textos de Adolf Hitler


LA CUESTION RELIGIOSA Y LOS TEXTOS DE ADOLF HITLER

El que escribe este texto no es cristiano, y además tiene serias directivas contra el cristianismo teológico, el que no sale del corazón sino de la Biblia o textos del Thora judío, el que se basa en la lógica teológica y no en el Amor y la Compasión por el Dolor del prójimo, el que estudia textos en vez de sentir la sencilla oración de las monjas que ayudan a los enfermos en su tragedia. Y no menos desprecio siento por la lamentable política que muchas veces han seguido todas las llamadas ‘Iglesias’, aunque debo reconocer que, pese a sus canalladas, nunca alcanzarán el grado de hipocresía y miseria de las políticas de masones y usureros democráticos, y en todo caso hoy hay más gente decente en círculos de la Iglesia que entre los politicastros abortistas, drogadictos, banqueros, globalizadotes capitalistas y materialistas marxistas que apoyan las políticas anti-eclesiásticas. No he dudado en escribir textos dejando en evidencia la imposibilidad de aceptar una teología cristiana íntimamente unida, se quiera o no, a los lamentables textos bíblicos del llamado ‘Viejo Testamento’.
Sin embargo no dejo de sorprenderme cuando veo a menudo un anticristianismo exagerado y deformado de la realidad en muchos NS. No solo millones de buenos cristianos murieron y lucharon por el NS, sino que es difícil encontrar textos de Hitler anti cristianos y en cambio es muy fácil encontrar un sentimiento profundamente religioso y a menudo de base cristiana en Hitler.
Si, supongo que en seguida saldrán algunos con esas frases sacadas de textos tan poco de fiar como las llamadas ‘conversaciones referidas por Bormann’ o los ‘Diarios de Goebbels’, no puedo imaginar mayor candidez en mis camaradas que creer en este tipo de textos. ¿Cómo es posible que conociendo las enormes habilidades del sionismo en deformar, mentir y engañar, nos vayamos a creer en textos que fueron tomados por los aliados en 1945, sin que nadie los hubiera leido nunca antes, entregados a los mentirosos profesionales de los servicios de propaganda y deformación, y tras varios años ‘sacados a la luz’ como originales puros y auténticos?. Estos textos son el producto sofisticado de la insidia sionista, de mentir entre líneas, de poner el veneno entre partes ciertas, textos llenos de críticas e injurias contra todos, para así saber ganarse la enemistad de todos, estos textos deben ser considerados parte de la propaganda antinazi, aunque sin duda hay partes auténticas, pues la buena mentira es que la que mezcla el veneno con la manzana sana para dar un buen aspecto a su nefasto contenido.
Para colmo Bormann que era un personaje bastante especial, anticristiano radical, reprendido varias veces por Hitler debido a ello, que por supuesto debió ya introducir en sus notas aquello que le convino.
En cambio los textos auténticos, los que se publicaron durante la vida de Hitler o por amigos suyos fieles a su causa, que directamente dan fe de su autenticidad, los recuerdos de Degrelle, Hoffmann, Eckart o Kubicek… los discursos de Hitler en público, esos no son casi nunca tenidos en cuenta. Hitler mostró siempre un profundo desprecio por la Biblia, pero una gran admiración por Cristo y por los cristianos sencillos del pueblo, apoyo la religiosidad del pueblo, y si tiene críticas a veces contra las políticas eclesiásticas no faltan alabanzas para otras cualidades de la Iglesia.
Vamos a reproducir solo unas pocas partes de textos auténticos, absolutamente fiables por ser publicados en la época o por tener testimonio de sus autores en vida cuando se publicaron:


“Y Cristo, prosigue Hitler elevando el tono de voz, que era la elevación, la sinceridad misma”.
(Conversaciones con Hitler, de Eckart. Este libro está lleno de frases a favor de Cristo por parte de Hitler)

“La cuestión religiosa.
Una de los cargos que en las llamadas democracias se levanta contra nosotros es que la Alemania nacionalsocialista es un Estado enemigo de la religión. Frente a esta afirmación, quisiera hacer ante todo el pueblo alemán la siguiente declaración solemne:
Primero.- En Alemania no se ha perseguido hasta ahora ni se perseguirá tampoco a nadie a causa de sus convicciones religiosas.
Segundo.- Desde el año 1933, el Estado nacionalsocialista ha puesto a disposición de la dos Iglesias, católica y protestante, las sumas siguientes: durante el año presupuestario de 1933, ciento treinta millones de marcos; en 1934, ciento setenta millones; en 1935, doscientos cincuenta millones; en 1936, trescientos veinte millones; en 1937, cuatrocientos millones; y por último en 1938, quinientos millones de marcos. Aparte de estas cantidades, las Iglesias han recibido anualmente ochenta y cinco millones de marcos procedentes de los diversos Países alemanes, y siete millones por parte de los municipios.
Debe indicarse además que las Iglesias, después del Estado, son los mayores propietarios territoriales de Alemania. El valor de estas propiedades excede los diez mil millones de marcos, y las rentas por las mismas producidas se evalúan en más de trescientos millones anuales; a lo que hay que agregar innumerables donaciones y legados, y sobre todo los resultados de las colectas efectuadas en las iglesias. Por último las Iglesias en el Estado nacionalsocialista están libres de todo impuesto.
A decir verdad, constituye una mentira incalificable el querer pretender, como lo hacen ciertos politicastros extranjeros, el que el Estado nacionalsocialista es enemigo de toda religión; pero si las Iglesias consideran como verdaderamente insoportable la situación en que hoy se encuentran, el Estado nacional socialista no tendrá inconveniente alguno en realizar en cualquier momento la definitiva separación de la Iglesia y el Estado, tal como ya se ha verificado en Francia, en Norteamérica y en otros países.
Quisiera formular solamente la siguiente pregunta: ¿Cuáles son las cantidades que durante este mismo espacio de tiempo han entregado Francia, Inglaterra o los Estados Unidos a sus respectivas Iglesias de los fondos públicos?
El Estado nacionalsocialista no ha cerrado ninguna iglesia, ni ha impedido el ejercicio de culto alguno, ni jamás pretendido influenciar en forma alguna ni la liturgia ni credo alguno, fuera éste el que fuese.
En el Estado nacionalsocialista cada cual es libre de prepararse para la eternidad de la manera que tenga por conveniente; pero el mismo Estado no podrá por menos de hacer entender claramente a aquellos eclesiásticos que entienden que su misión consiste en zaherir al Reich, a sus instituciones y a sus dirigentes, que no tolerará que persona alguna le ataque, y que si los eclesiásticos se ponen fuera de la ley habrán de ser sometidos al imperio de la misma, exactamente igual que otro ciudadano que hubiese cometido el mismo delito. Debe hacerse resaltar, sin embargo, que existen miles y miles de sacerdotes de las confesiones cristianas que de modo inmejorable, y tal vez mejor, cumplen sus deberes religiosos que aquellos otros instigadores políticos a que me he referido, y sin que jamás hayan entrado en conflicto alguno con las leyes del Estado.
El Estado protege, en conclusión, a los que viven respetando las leyes, lo cual es una de sus misiones más importantes; pero se verá obligado a proceder -y en ello tendrá que ver un deber- contra aquellos que creen poder atacado.
Si ciertos estadistas demócratas del extranjero se hacen cargo exageradamente de la defensa de ciertos sacerdotes alemanes, ello no puede responder más que a una razón política, ya que esos mismos estadistas enmudecieron cuando en Rusia cientos de miles de eclesiásticos fueron exterminados, callando igualmente cuando en España decenas de millares de sacerdotes y religiosos eran asesinados o quemados vivos; mientras que, a raíz de estas matanzas, numerosos voluntarios nacionalsocialistas y fascistas se habían puesto a disposición del General Franco, con el fin de preservar a Europa de cualquier nueva expansión de la amenazadora ola de sangra bolchevique.
Alemania ha tomado parte en el conflicto español precisamente y para salvar la cultura europea y la verdadera civilización del peligro de la destrucción bolchevique, y ha secundado el Movimiento del General Franco solamente por el ardiente deseo de vede conseguir libertar a España de un peligro que ya a su vez había amenazado hacer sucumbir a la propia Alemania.
No es, por lo tanto, la simpatía o la piedad hacia los religiosos "perseguidos" lo que puede haber provocado el interés de los ciudadanos de ciertos Estados democráticos en pro de algunos sacerdotes alemanes que se han puesto fuera de la ley, sino en primer y único lugar el apoyar a quienes se oponen al Estado alemán. Es preciso pues subrayar, una vez más, que nosotros protegemos siempre al eclesiástico siervo de Dios, pero tendremos que proceder contra aquellos que por su conducta se conviertan en enemigos políticos del Reich.
No es, por lo tanto, la simpatía o la piedad hacia los religiosos "perseguidos" lo que puede haber provocado el interés de los ciudadanos de ciertos Estados democráticos en pro de algunos sacerdotes alemanes que se han puesto fuera de la ley, sino en primer y único lugar el apoyar a quienes se oponen al Estado alemán. Es preciso pues subrayar, una vez más, que nosotros protegemos siempre al eclesiástico siervo de Dios, pero tendremos que proceder contra aquellos que por su conducta se conviertan en enemigos políticos del Reich”.
(DISCURSO PRONUNCIADO POR ADOLF HITLER, FÜHRER Y CANCILLER DE ALEMANIA, EL DIA 30 DE ENERO DE 1939, EN EL REICHSTAG)

“Por lo demás, de una cosa estoy convencido: y es de que hay un Dios y de que este Dios crea los pueblos, dándoles a todos los mismos derechos. Hace veinte, veintidós y veintitrés años, los alemanes nos hemos portado muy mal en la Historia. Vino una revolución y por eso nos hundimos. Después comenzó el renacimiento de nuestro pueblo en un trabajo incomensurable y en todo este tiempo la Providencia ha bendecido de nuevo nuestra labor.
Cuanto más valerosos hemos sido, mayor ha sido el favor de la Providencia.”
(Discurso pronunciado por ADOLF HITLER con ocasión del 20º aniversario de la fundación del Partido nacionalsocialista. Munich 24 de febrero de 1940)

-“[…]Nosotros reconocemos con satisfacción la relevante tarea que el Nacionalsocialismo ha desempeñado y desempeña en el terreno de la reconstrucción popular y económica, así como su política social para el Reich y para su pueblo, especialmente para los estratos populares más pobres. Nosotros tenemos también el convencimiento de que el peligro destructor del bolchevismo ateo fue rechazado merced a la acción del movimiento nacionalsocialista. Los obispos acompañan esta labor para el futuro con sus mejores bendiciones y advertirán también a los creyentes en este sentido. En el día del plebiscito, es para nosotros, los obispos, un comprensible deber nacional manifestarnos como alemanes para el Imperio Alemán, y esperamos también de todos los creyentes cristianos que sepan lo que ellos deben a su pueblo[…]. Heil Hitler!”
(Obispos austriacos, con motivo de la anexión de Austria a Alemania)

"Así creo ahora actuar conforme a la voluntad del Supremo Creador: al defenderme del judío lucho por la Obra del Señor".
(Mi Lucha)

"Ya he prohibido todas esas tonterías firmemente varias veces. Todas esas historias de los lugares de Thing, de los solsticios, de la serpiente de Mittgard y todo lo que está sacado de los tiempos germánicos primitivos. Después les leen a los jóvenes de 15 años a Nietzsche y a través de citas ininteligibles les hablan del superhombre y les dicen que eso han de ser ellos"
("Hitler aus Nähter Nähe", N. A. Turner, Franckfurt 1978)

"Sólo mediante los dogmas, la concepción puramente espiritual, vacilante y de interpretación infinitamente variable, llega a precisarse y adquirir una forma concreta, sin la cual jamás podría convertirse en fe. Lo contrario significaría que la idea no es susceptible de ser jamás exaltada por encima de una concepción metafísica, o mejor, por encima de una opinión filosófica. Por eso la acometida dirigida contra los dogmas se asemeja mucho a la lucha contra los fundamentos legales del Estado; y del mismo modo que esta lucha acabaría en una anarquía estatal completa, la acción antidogmática tendría por resultado un nihilismo religioso, carente de todo valor".
(Mi Lucha)

-“Debo reconocer y poner aquí de relieve ante todo, el trato afable que he recibido de todos lados. La brillante organización de ustedes ha de ser siempre objeto de mi más grande admiración. Yo también he visto durante mis siete años de servicio en Danzig que este estado de cosas, fundado en un derecho público imposible, no podía continuar en modo alguno. Los tiranos del tratado de Versalles cometieron muchos desatinos, pero, uno de los mayores, fue, sin duda, la creación del Estado libre de Danzig”.
(Obispo católico Conde Eduard O’Rourke, obispo de Danzig durante siete años, al ser enviado, según sus deseos, al Vaticano.)

"Si el pueblo alemán es capaz hoy en día de sostener esta lucha de vida o muerte por su propia subsistencia y la del continente europeo, es debido a la Gracia de Dios, quien ha permitido al Nacionalsocialismo (después de su larga lucha por el poder de hace 11 años) el lograr sus propósitos.”
(Adolf Hitler, discurso de 30 de Enero de 1944)

"Lleve usted a su hijo a un colegio religioso -me aconsejó mi Führer- Los conventos son todavía lo mejor como sistema educativo. (...) Estas palabras me sorprendieron. ¿Es que Hitler no sabía que yo era protestante? Sin embargo le hice caso. A la vuelta me dijo: "Regale usted un buen cuadro al convento"
(H.Hoffmann: “Yo fui amigo de Hitler”)

"Los partidos de la lucha de clases han de convencerse de que, mientras Dios me dé vida, haré todo lo posible para destruirlos con todas mis fuerzas y con toda mi voluntad. Nunca, nunca, abandonaré este deber: hacer desaparecer al marxismo y sus sicarios de Alemania. [...] Mientras reconciliamos a las clases queremos volver a llevar, directa o indirectamente, a este pueblo alemán unido hacia las fuentes eternas de su fuerza. Queremos educarles desde la infancia, para hacerles creer en Dios y para hacerles creer en su pueblo".
(Adolf Hitler, discurso en el Palacio de los Deportes de Berlín, de 10 de Febrero de 1933)

“Cuando surgen las dificultades es cuando se muestra quién es verdaderamente hombre y no pierde en esas horas el dominio de sus nervios. Finalmente, quisiera decir a aquellos que me hablan de religión que también yo soy un espíritu religioso, profundamente religioso, y que creo que la Providencia pesa a los hombres y no pide grandes cosas de aquellos que, incapaces de resistir las pruebas, sucumben a ellas”.
(Discurso de Adolf Hitler del 9 Noviembre 1943

Penetrados del deseo de asegurarle al pueblo alemán los grandes valores religiosos, éticos y morales anclados en las dos confesiones cristianas, eliminamos las organizaciones políticas robusteciendo, en cambio, las instituciones religiosas. Pues un acuerdo con un Estado fuerte nacionalsocialista es de más valor para la Iglesia que la lucha confesional de Asociaciones políticas a las cuales, la necesidad de coaliciones y compromisos obliga siempre a conseguir para sus adeptos ventajas personales a costa del abandono del ideal de una verdadera e íntima educación y consolidación religiosa del pueblo.
(Discurso de Hitler ante el REICHSTAG, 30 de enero de 1934)

No hay comentarios:

Publicar un comentario