viernes, 9 de agosto de 2013

Mr Death:Auge y Caida de Alfred Leuchter





EL “DOCTOR MUERTE”:
UN DOCUMENTAL REVISIONISTA
Esperamos que un dia este documental pueda pasarse en España... aunque suponemos que la censura democrática actuará a fondo...
El informe que exhuma y expurga
En todo el mundo ha crecido la cantidad de historiadores e investigadores que buscan la verdad sobre los hechos más relevantes del siglo XX que tanto inciden en el presente y se proyectan en el futuro de gran parte de la humanidad. Después de 1945, pasados unos años, hubo quienes se comenzaron a preguntar si la culpabilidad del terrible suceso que fue la Segunda Guerra Mundial, era de los alemanes y del nacionalsocialismo, o comenzaron a dudar de supuestos planes de exterminio y del llamado holocausto de judíos. Lo interesante es que a las filas de estos historiadores - que comenzaron a llamarse revisionistas - se sumaron también judíos, cuya virtud de honestidad les plegó a esta titánica, sufrida y muchas veces, heroica lucha por la búsqueda de la verdad. Paralelamente al crecimiento revisionista se incrementó la acción represiva de la “policía del pensamiento” para quien la tolerancia, la libertad de expresión y la confrontación de ideas son conceptos utilitaristas en el marco de una dialéctica hipócrita. Aquí nos ocupan Ernst Zúndel, germano-canadiense y Fred Leuchter, norteamericano. Hace ya más de 30 años, Zúndel publicó por primera vez aquel pequeño libro titulado “Murieron Realmente Seis Millones?”. De ahí en más no tendría respiro: un juicio tras otro juicio, amenazas, atentados, humillaciones de toda índole.  Pero no solo supo enfrentarse firmemente con todo esto, sino que siguió publicando textos, editando sus vídeos de investigación, produciendo programas de radio y televisión y creando un site en Internet con miles de documentos históricos.
Entre las victorias de Zúndel, se destaca la misión que encargara en 1988 a Fred Leuchter - experto en construcciones de cámaras de gas, en USA - de viajar a Polonia y extraer muestras de las construcciones de las llamadas “cámaras de gas” en los ex-campos de concentración de Auschwitz, Birkenau y Majdanek, volver a los Estados Unidos y hacerlas analizar. Así se hizo y el resultado fue contundente. Con metodología científica se elaboró el Informe Leuchter - hoy traducido y editado en muchos idiomas -, cuya conclusión es que en tales “cámaras” jamás se usó algún gas venenosos para matar a nadie.  Eso fue un terrible golpe, por cierto irritante, para los fundamentalistas del “dogma” histórico exterminacionista, que replicaron con más juicios y una brutal persecución contra Leuchter hasta lograr desposeerlo de todo bien, perder cualquier posibilidad laboral e incluso su familia. Pero alguien se ocuparía de él, de una persona arruinada solo por decir la verdad. Ese alguien sería judío y documentaría para millones de personas la vida y sufrimientos de Leuchter.
Nace el “Doctor Muerte”
Erroll Morris, de la ciudad de Boston, es un judío famoso por su profesionalidad en la producción de documentales y en la elaboración de comerciales para las más grandes empresas norteamericanas; posee dos productoras, Fourth Floor y Bulldog. Tras leer el caso de Fred Leuchter en el New York Times, Miami Herald, Los Angeles Times y Chicago Tribune, recibió el reflejo de cómo ese hombre iba siendo deshecho en pedazos. Fue entonces que decidió hacer un documental sobre Leuchter, que le llevaría 6 años de producción. Amen de la participación de Leuchter, para la filmación se convocó al historiador revisionista David Irving, inglés, y en contrapartida a varios holocaustistas.  También Ernst Zündel fue convocado, pero ya “quemado” tantas veces con los deshonestos manejos mediáticos - y eso que no vive en Argentina - , tardó años en aceptar. Por fin, Morris personalmente convenció a Zündel de que no era integrante, ni dependiente del lobby financiero y periodístico sionista. Y que actuaba con total objetividad y honestidad. A pesar de las dudas que aun tenía sobre la veracidad con que se desarrollaría el Proyecto Leuchter, Zündel aceptó dar su testimonio al documentalista judío y prestarle sus numerosas filmaciones de entrevistas, juicios e investigaciones. Comenzaron las largas horas de filmación, luego la edición y la realización final del Proyecto Leuchter, naciendo el espectacular documental Doctor Muerte. Ahora había que venderlo. ¿Serían suficientes las apariciones de exterminacionistas para que Morris, siendo judío, salvara el pellejo y no le pasara lo que a Leuchter o al historiador judío David Cole? Aun no se sabe, pero el balance del contenido del film resulta plenamente revisionista. Erroll Morris no había mentido, tuvo una conducta intachable.
El Dr. Muerte aparece en Canadá
Septiembre de 1999. En el Festival Internacional de Cine de Toronto, se exhiben 300 películas. Zündel llega al teatro donde se proyectará Dr. Muerte; no se explica como es que con tantas películas para ver, ahí hay tanta gente comprando su entrada. El publico reconoce a Zündel; pero no hay agitación o insultos; tampoco están presentes los matones de la Liga de Defensa Judía. La sala se llena con más de 500 personas, la mayoría jóvenes de 18 a 23 años. Se apagan las luces y comienza la función. Ruidos ensordecedores, truenos y relámpagos caen sobre la sala, y aparece Fred Leuchter encerrado en una jaula que se va levantando por una soga, haciendo recordar a la escena en que el judío Suss vive sus últimos instantes antes de ser ahorcado. Siguen los sonidos disociantes y luces cegadoras, casi insoportablemente, hasta que, como un sosiego, se comienzan a escuchar marchas de los días de lucha y gloria del Nacionalsocialismo. De ahí en más se iniciaba la extraordinaria película.  Morris muestra todo tipo de matanzas ocurridas en el curso de la historia; hasta la de un elefante asesinado cruelmente con descargas eléctricas. Luego aparecen imágenes del pequeño Fred jugando con prisioneros de la cárcel en la que su padre era oficial administrativo. Cuenta la historia de su vida y su dedicación a perfeccionar sillas electrices y cámaras de gas. Los dichos de Leuchter sobre su trabajo para que se ejecute a personas sin dolor y gracias a él, con dignidad, causan risas nerviosas entre algunos espectadores.  Primero parece un joven extraño, luego despierta interés y simpatía por su sinceridad y consagración a su singular trabajo. La oscuridad y el silencio en la sala causan tensión en el espectador. Despacio surge en letras blancas sobre fondo negro: “El juicio contra Zündel en Toronto”, y tras otra pausa, la portada de aquel libro: “Murieron Realmente Seis Millones?” Y aparecen las imágenes de Zündel en aquel juicio iniciado por la judía Sabina Citron, en 1981, quien suponía que terminaría con él privándole hasta de recibir correspondencia.  Siguen pasajes del juicio y se ve a Zündel llevado sobre los hombros de sus amigos, y pancartas que dicen: “EL holocausto es una mentira”, “El holocausto es una extorsión”. Morris se detiene por lago tiempo en uno que reza: “El holocausto es odio hacia Alemania”, y luego inserta a Zündel y sus declaraciones más importantes a la prensa.
Ahora, las imágenes son del frío invierno en febrero de 1988, cuando Fred Leuchter realiza el histórico viaje a Polonia. Y de Varsovia, a los ex-campos de concentración. Se le ve cuando saca las muestras y caminando dificultosamente entre escombros. Morris, que realizó en su producción el mismo recorrido que Leuchter, completa algunas escenas en las llamadas “cámaras de gas”. Mientras embolsa piedras y arcilla, Fred Leuchter habla con voz fuerte y segura. Luego, David Inring resalta la importancia del Informe Leuchter, que lo había convencido definitivamente de la inexistencia de las “cámaras de gas” y de que el “holocausto” es una historia inventada para el negocio chantajista de las indemnizaciones. Zündel dispara: “Nosotros, los alemanes, no permitiremos que nos estigmaticen en la historia como a maniáticos genocidas. Eso no va a ocurrir.”
En contrapartida se suceden otras secuencias. El judío Shelly Shapiro quien persiguió a Fred Leuchter dentro y fuera de los tribunales en Massachusetts, advierte a los espectadores de no ser engañados, que Leuchter es un “racista”, un “supremacista blanco” de malas intenciones. El profesor holandés Jan Van Pelt interpreta textos y palabras alemanes en forma infame. Se le puede escuchar genuflexo y untuoso, hablando de la “santidad” de Auschwitz, “cuya tierra sacra ha sido profanada por Leuchter con su cincel”. Nada nuevo. El profesor James Roth, experto en química que en 1988 durante el juicio contra Zúndel, bajo juramento testificó que en las muestras no había rastros de Zyklon B, aparece diciendo: “Si hubiera sabido que las muestras venían de esos lugares, los resultados de mis exámenes hubiesen sido distintos”. Sin comentario.
El final muestra a Fred Leuchter destruido por el lobby del holocausto, sin trabajo, sin familia, tirado en un hotelucho. Desaparece caminando por una autopista como el fantasma de una persona. Sin embargo, la sensación que deja es la de un hombre integro, que no se retracta de nada, que fue llevado a la miseria pero que posee la verdad, que no se vende. El publico emocionado se levanta y aplaude calurosamente, ovaciona la gran obra de Morris y el gran drama de la vida real. La gente se retira de la sala pensando; en sus mentes se produjo un cambio. Ahora nació la duda y vendrán los debates. La obra maestra de Morris ya estará en cines de Estados Unidos y Canadá y llevará la discusión a hogares, institutos de enseñanza, lugares de trabajo. Por su objetividad y decencia, este documental único hace lo que con millones de dólares - que no los tienen - no hubiesen logrado los revisionistas, y deja sin la sustentación necesaria a la inversión de miles de millones que ya se gastaron en la propaganda del “holocausto”.
Cortes y mordazas.
La copia que se exhibió en Toronto ya había pasado por las tijeras de la censura.  En Estados Unidos se estrenó en enero de 1999 ante los estudiantes de la Universidad de Harvard. La revista por excelencia de la intelectualidad norteamericana, The New Yorker, destaca la reacción mayoritaria de los estudiantes: “Dios mío, es posible que el holocausto no haya sucedido?”.  Doctor Muerte fue luego presentada en el “Sundance Festival”, organizado por el famoso actor Robert Redford, y se originaron muchos comentarios en periódicos y revistas especializadas de ese país. Uno de ellos, el National Post, tituló: “Se golpea con los nudillos la puerta de la muerte. Errofl Morris examina al hombre que Zündel contrató para negar el Holocausto”. Morris salió al cruce:
“Me sentiría muy deprimido si la gente dijese que el misterio de la película es si hubo o no holocausto”. No debe ser fácil estar en su posición.  En general los críticos de cines se sintieron consternados y no supieron manejar un análisis más o menos claro, por eso abundan en piruetas literarias y evasivas. Los artículos dedicados al Doctor Muerte en el New York Observer (Ron Rosembaum), en el Toronto Star y el Globe and Mail (de la Canadian Broadcasting Corporation), o Le Monde (Samuel Blumenfeld), se caracterizan por ser de cautelosos a confusos. La razón es la temática revisionista y el origen mismo de la mayoría de los críticos, que tal vez desearían ser honestos, pero la posible pérdida del empleo, crédito financiero, anunciantes, les hace unos temblorosos asustados. Se supone que en Argentina podremos ver este documental en julio del 2000. Considerando cómo son y se dirigen las cosas en nuestro país, es más sensato afirmarse en ‘Ver para creer’, que creer en el derecho que nos garantiza la “libertad”. No olvidemos que el Doctor Muerte deberá conseguir una visa, soportar ser herido por los cortes de algún ritual celulodico y hallar una sala irreductible donde contar su historia. Sólo de los críticos no necesitará preocuparse, estarán todos en congelantes vacaciones.
Extraido de “Bajo la Tirania”, nº 19, Mayo 2000


Capturas:

Informacion Tecnica:
General
Complete name       : Mr DeathMr.Death.The.Rise.and.Fall.of.Fred.A.Leuchter.Jr.mp4
Format                           : MPEG-4
Format profile                   : Base Media / Version 2
Codec ID                         : mp42
File size                        : 749 MiB
Duration                         : 1h 31mn
Overall bit rate                 : 1 150 Kbps
Encoded date                     : UTC 2012-01-12 22:21:39
Tagged date                      : UTC 2012-01-12 22:23:16
Writing application              : mp4creator 1.6.1d

Video
ID                               : 1
Format                           : MPEG-4 Visual
Format profile                   : Simple@L1
Format settings, BVOP            : No
Format settings, QPel            : No
Format settings, GMC             : No warppoints
Format settings, Matrix          : Default (H.263)
Codec ID                         : 20
Duration                         : 1h 31mn
Bit rate mode                    : Variable
Bit rate                         : 1 022 Kbps
Maximum bit rate                 : 5 720 Kbps
Width                            : 720 pixels
Height                           : 480 pixels
Display aspect ratio             : 3:2
Frame rate mode                  : Constant
Frame rate                       : 12.000 fps
Standard                         : NTSC
Color space                      : YUV
Chroma subsampling               : 4:2:0
Bit depth                        : 8 bits
Scan type                        : Progressive
Compression mode                 : Lossy
Bits/(Pixel*Frame)               : 0.247
Stream size                      : 666 MiB (89%)
Language                         : English
Encoded date                     : UTC 2012-01-12 22:21:39
Tagged date                      : UTC 2012-01-12 22:23:03

Audio
ID                               : 2
Format                           : AAC
Format/Info                      : Advanced Audio Codec
Format profile                   : LC
Codec ID                         : 40
Duration                         : 1h 31mn
Bit rate mode                    : Variable
Bit rate                         : 125 Kbps
Maximum bit rate                 : 241 Kbps
Channel(s)                       : 2 channels
Channel positions                : Front: L R
Sampling rate                    : 48.0 KHz
Compression mode                 : Lossy
Stream size                      : 81.6 MiB (11%)
Language                         : English
Encoded date                     : UTC 2012-01-12 22:23:04
Tagged date                      : UTC 2012-01-12 22:23:16

El video fue subtitulado, encodeado y subido por mi.
Link de Descarga:

No hay comentarios:

Publicar un comentario