jueves, 28 de noviembre de 2013

Sobre El Activismo Y Las Estrategias de Lucha-Ramon Bau





SOBRE EL ACTIVISMO Y LAS ESTRATEGIAS DE LUCHA

Lo importante no es tanto luchar sino saber por que se lucha. La acción por si misma es una gimnasia no un honor.

Es importante llegar al pueblo pero aun más mantener la esperanza de llegar a implantar nuestra forma de ver el mundo y los valores. Si para ser populares hay que renunciar a los valores estamos engañándonos o engañando a la gente.

En los últimos meses he recibido varias indicaciones de que el tema centro de debate entre muchos camaradas sigue siendo el activismo, salir a la calle o no, el grado de táctica, las aspiraciones a ser más populares, las criticas a una u otra posición sobre este tema.
Por ello he tratado de analizar este tema una vez más, pues se ha tratado ya muchas veces, pero intentando ser más concreto y directo en el tema.

EL OBJETIVO FINAL

Las tácticas y estrategias a menudo hacen perder de vista el objetivo final.

Para establecer cualquier estrategia lo primero es saber a donde vamos. Y por tanto eliminar la idea de que vamos a intentar lograr el Poder. El Poder es un medio, no un fin. Vamos a tratar de implantar en la gente unos Valores. Ese es el objetivo real, el único que vale la pena como final.
Lo demás son solo medios y pasos. Objetivos tácticos o estratégicos que no tienen sentido en si mismos, sino en tanto estén al servicio del objetivo final.
La primera conclusión es pues que si para lograr este objetivo final perdemos por el camino los Valores que queremos implementar en la vida social, la lucha no tiene sentido alguno.
Y de ahí la segunda conclusión: la Etica y el Estilo que son reflejo de los Valores están por encima de las tácticas y estrategias.

Se no dirá que la victoria es difícil guardando nuestro estilo y ética. Es muy posible, pero la victoria es, además de difícil, INÚTIL si la obtenemos con los valores corruptos y la mentalidad degradada.
La tentación de lograr el mayor crecimiento posible sin preocuparse de las concesiones, creyendo que ‘luego’ ya se impondrán los Valores una vez logrado el crecimiento o el objetivo táctico, es la ‘trampa del diablo’, jamás se ha cumplido. Una vez logrado, si se logra, el objetivo previsto la gente que lo ha conseguido con la mentalidad degradada y los medios pervertidos, ya no lograrán nunca recuperar el sentido inicial ético y los Valores.
Por otra parte los ejemplos de Fini, Haider o los nacionalistas holandeses de aquel maricón de cuyo nombre prefiero ni acordarme, pueden ayudar a comprender que cuando una ‘alternativa’, incluso moderada, trata de lograr ‘el poder’ en vez de mantener los principios, acaban siempre fagocitados por el sistema, llámese Berlusconi o la derecha conservadora.

LAS ESTRATEGIAS COMO CAMINOS DE PERDICION

Un laberinto es un juego niños en comparación con las estrategias de lo inútil que se montan los grupos NS y NR actuales.

Una vez tienes un objetivo todo experto te dirá que debes establecer una estrategia para alcanzar ese objetivo.
Una estrategia no es una táctica, no son pasos concretos hoy, sino un camino general, un marco de actuación para el futuro.
Las estrategias son caminos, pero cuando un objetivo es muy lejano y los medios para seguir el camino son muy escasos, las estrategias suelen servir solo para reflejar sueños y obsesiones, laberintos de perdición donde discutir y pelearse, dividirse y confundirse, sin lograr más que documentos ilusorios que denotan la absurdidad de los que los generaron.
Nunca me he desmoralizado tanto (aparte de cuando he visto el actuar anti ético de tantos camaradas) como cuando he leido alguno de esos sueños en forma de estrategia escritos en papel, reflejo de una incapacidad para el análisis y una visión que confunde el idealismo con la realidad.
La Voluntad de lucha y de victoria son algo necesario, la irrealidad y los sueños voluntaristas son una hipnosis para necios que así creen tener ‘un camino’, cuando solo tienen un mundo fantasmagórico de humo.
De esa forma las salidas a ese enfrentamiento entre la necesidad de una estrategia viable y la realidad se resuelve de cuatro formas:
1-    Mediante una estrategia inviable y completamente ilusoria
2-    Mediante una estrategia que pasa por renunciar a Valores y asumir el mundo actual en parte, en tema como ‘democracia’, ‘mercado’ o ‘estilo’, de forma que el camino es viable precisamente porque ya no se sabe a donde va. O peor, saben a donde van, pero no a donde queríamos ir.
3-    Desmoralizarse, y tomar como excusa la dificultad de alcanzar el objetivo para integrarse en el sistema o crearse una preciosa torre de marfil donde reposar su egoismo o miedo.
4-    Asumir la realidad y plantearse una estrategia a corto plazo, un camino en los próximos años, sin pretender pues imposibles pero sin renunciar a los Valores.
Ni decir tiene que solo la última opción es la que nosotros los Nacionalsocialistas serios podemos tomar.

LOS MEDIOS PARA PLANTEARSE UNA TACTICA

Toda táctica sin los medios adecuados para su realización es solo un engaño a uno mismo.

Si las estrategias son ilusorias cuando no comprenden el estado real de cada situación, lo que la ‘gente’ piensa o desea, los poderes que debemos derrotar y sobretodo las oportunidades que ofrece cada momento, las tácticas son ilusorias cuando asumen planes para los que no se dispone de los medios adecuados, ni se tiene idea de cómo lograr de forma realista esos medios.
Cuando empezamos a luchar en Cedade necesitábamos hacer una revista. El número uno salió en una pobrísima calidad gracias a una pequeña cicloestil que compramos a crédito. Unos años después teníamos una revista de calle de calidad profesional con una maquinaria que valía millones. El camino fue largo, duro y escalonado. Nunca dimos un paso sin valorar sus costes, siempre nos arriesgamos pero nunca nos suicidamos. Cuando más tarde no se pagaban los locales ni las deudas porque no había dinero ni medios para lograrlo, no se quiso comprender que eso era irreal y que era preciso asumir una estructura acorde con los ingresos, y eso llevó a la ruina a Cedade, siendo un motivo más que forzó su cierre.
‘La realidad es Tozuda’, esa frase de J. Bochaca siempre la he llevado grabada en la mente en la acción política.
Dinero, Trabajo y constancia, he ahí el cimiento de toda Táctica.


El Dinero: En el estado actual de los grupos NR y NS la mejor táctica es disponer de una estructura económica sólida, o al menos creible, y una base de militancia capaz de aportar tiempo de trabajo (cosa a veces más difícil que el dinero).
La discusión eterna ha sido la de montar ‘negocios’ que aporten dinero a los grupos, cosa que no se ha logrado nunca que yo sepa. Ni siquiera en Cedade.
Los negocios se convierten en privados, y las aportaciones de un grupo es mínima, para acabar siendo nula si el negocio se estabiliza y se convierte por fin en algo privado del todo. Ningún negocio formado por camaradas sirve hoy en día de financiación de un grupo NS o NR, todo lo más aporta algo ya de por si importante: libros y medios de propaganda.
Las suscripciones de las revistas son absolutamente insuficientes, los libros no se venden como para ser un negocio estable o aportar realmente una cantidad de interés, en realidad ni para mantener la actividad de edición sin aportaciones extras de camaradas.
Por ello hay que restaurar la base real de financiación de los grupos: las aportaciones personales de un núcleo pequeño pero fanático de camaradas.
Siempre se dice que este es un medio limitado, y es cierto, pero es un medio seguro y mucho más generoso que los negocios que se organizan y que acaban siendo privados. Un pequeño núcleo de camaradas que logren tener un buen trabajo y a la vez no olvidar su esencia socialista y militante pueden aportar más medios que un negocio organizado por un grupo que acaba siendo el de un camarada que lo lleva cuando logra arrancar.
El número de grupos con locales abiertos es mínimo, el coste de mantener los locales abiertos es enorme para las economías paupérrimas de los grupos. Y además exigen una cierta legalidad para poder tener un local estable en acción, con actos, abierto realmente.
Las cuotas son un medio apropiado solo como cosa ‘general’, pero si no hay un grupo mínimo que se olvida del concepto de cuota y asume que todo lo que pueda debe ser para la lucha, con cuotas ‘normales’ jamás se llegará a nada.
Repito pues que la primera piedra de toda financiación es la voluntad de unos pocos de dar todo lo que puedan. Es así de sencillo. Y a la vez así de difícil de lograr.
El Trabajo: Es un grave error creer que la aportación de un camarada a la lucha es siempre dinero, eso sería caer en la métrica del sistema. Hay otra medida: el tiempo de trabajo, el esfuerzo, que se realiza. Trabajo sistemático, constante, horas, el hacer paquetes, el ir a correo, el asistir de charlas, el repartir propaganda, el quedar con otro camarada a convencerle de algo, leer para explicar, formarse para luego enseñar, .....
En todo momento el trabajo es la base, el mejor libro editado con dinero no servirá de nada si no se reparte, se ponen sellos y direcciones en los sobres, se llevan listas, se cobran reembolsos, en una palabra si por cada euro invertido no hay horas de apoyo a su éxito.
Los camaradas creen que asistir a un acto es la base del activismo, o repartir propaganda. NO, la base del activismo revolucionario es el trabajo pesado, sencillo, constante, el responsabilizarse de trabajos a veces monótonos, el formarse y el enseñar, el asumir que algo debe hacerse porque YO lo voy a apoyar cueste lo que cueste. Responsabilidad es el mayor Trabajo, porque el que es responsable de algo no podrá excusarse con que otro no ha hecho su deber, él deberá hacer lo suyo y lo de los demás si es preciso.
La Constancia: El compromiso es una arena muy fina que el viento se lleva fácilmente. El viento se llama ‘excusas’. Y el impulsor de ese viento es el egoismo.
Un camarada que se compromete a una cuota de 100 euros al mes y que lo mantiene 1 año es menos interesante que el que se compromete a 30 euros y los mantiene 10 años. La constancia multiplica, es el factor que hace que un hecho se convierta en un milagro.  Editar un Bajo La Tiranía esta al alcance de cualquiera, editar 160 es el milagro. Luchar 5 años es duro, luchar 50 años es lo imposible que nos enseño Kuhfuss en Cedade.

LA COMPARACIÓN CON HITLER COMO EXCUSA

‘Las ganancias de años pasados no garantizan ganancias futuras’, texto que aparece en casi todas las propagandas de ofertas financieras actuales...

No hay nada más ilusorio que creer que el éxito del NS es imitar a Hitler en sus estrategias, en vez de imitarlo en su esencia, su estilo, su voluntad y su sacrificio.
Se dice que en 1920 Hitler tampoco tenía medios ni nada que augurara su triunfo, y es cierto si nos referimos a su persona y partido entonces. Pero no lo es si nos referimos al entorno.
Europa estaba asolada por un capitalismo salvaje, brutal y un stalinismo aun más brutal, las masas en hambre buscaban una salida, y en Alemania una república judaizada y el Tratado de Versalles llevaban al desastre. En toda Europa se encendía el fascismo, o sea una reacción romántica, basada en cientos de artistas y pensadores previos, en toda Europa había un sentimiento de que la estabilidad iba a saltar por los aires.
Era una época de decisión, no había ‘Sistema’, había una guerra no declarada entre capitalismo, marxismo y pueblo, había una situación prerrevolucionaria que Mussolini hizo saltar con el primer fascismo triunfante.
¡Qué diferencia con nuestra situación!. Una época donde se leía a Nietszche, Wagner y Unamuno, donde la rebeldía era la norma, donde el trabajador no aceptaba su opresión y la juventud se sacrificaba por sus ideas porque no podía aceptar el estado de crisis continua ni la amenaza del hambre o de tiranía comunista. .
No tomemos como excusa que no tenemos un nuevo Hitler, no es tiempo de excepciones sino de continuar su labor en otro entorno. Ya conocemos el camino y los Valores que pueden salvarnos, Hitler ya los explicitó y nos dio el ejemplo, ahora hay que saber ganarlos para el pueblo en el entorno en que vivimos.
Y el entorno en que vivimos nos exige una acción distinta de la que se tenía en 1920.

LA CRITICA AL ACTIVISMO COMO EXCUSA DEL PESIMISMO EGOISTA

‘No hay nada que hacer’, este es el Prólogo del descanso del cobarde y el egoísta que se recluye en su ‘meditación’ personal para ignorar el dolor del pueblo.

Y si malo es imitar a otra época, peor es dejar cabalgar nuestro egoismo bajo la careta del anti activismo. Los que desean descansar ante la chimenea donde quemar sus ideas para obtener el calorcito agradable con el que dormir su conciencia.
AY!, cuantos camaradas han dejado la lucha excusándose en lo mal que se hacen las cosas o en lo imposible del triunfo, como si esas dos proposiciones, incluso siendo ciertas, fueran excusa para el Honor y escalera para bajar al egoismo personal.
El pesimismo es una realidad asumible SOLO si va unido a una Voluntad de acero en luchar siempre y pese a todo. El pesimismo activista es la base de nuestra lucha hoy. Como el optimismo revolucionario es la base de una lucha en un entorno pre revolucionario.
Y el anti activismo es la cobardía llevada a teoría, es el miedo y el deshonor de quienes creen que en su sofá podrán estar al margen de la decadencia del Pueblo, cómodamente dedicados a menear la cabeza con las noticias decadentes de cada día.
El más miserable de todo es el que sabiendo que vive en un estado decadente y viendo la miseria moral a la que nos conduce el sistema se refugia en razonamientos intelectuales para evitar dar la cara y bajar a la lucha diaria, al sacrificio de lo propio por amor a los demás.
El cobarde inactivista es como el usurero que guarda sus pensamientos como tesoro, pero no está dispuesto a ensuciarse para salvar al necesitado.

LA TÁCTICA DE LO NEGATIVO Y LA DE LO POSITIVO

Criticar o destruir, combatir desde el estilo del sistema, esta es la táctica de los que han olvidado ya los Valores en sus vidas y solo recuerdan la superficie de nuestra Revolución

Una vez sabemos que medios tenemos y sus límites, ya solo queda definir la gran pregunta: ¿que hacer?.
Hay dos grandes propuestas activistas entre los NS y NR:
Aquellos que ponen la ‘actividad’ por encima de toda consideración, organizando constantemente grupos, hechos y actos que siempre se centran en una crítica radical al Sistema.
Y aquellos que consideramos la continuidad y la puesta en marcha de los aspectos positivos como algo primordial frente a las actividades de crítica.
Editar textos de denuncia es importante, editar textos de propuesta positiva es mejor, pero aun es mucho mejor llevar a la vida de cada camarada esas formas positivas, ese amor a los animales o al Arte. Dar una visión mínima de lo que sería un mundo positivo en más importante que solo renegar del sucio mundo actual.
Entre las muchas equivocaciones que he cometido en mi vida recuerdo una: hace años en CEDADE se pasaban películas románticas en el local, y habían camaradas jóvenes que las criticaban porque ‘no aportaban nada a la lucha’ y parecían infantiles o ‘flojas’ para la lucha. Entonces yo estaba aun excesivamente iluminado por el activismo negativo, por la destrucción al sistema, y no comprendí la importancia de unir a las mesas, revistas, propaganda, actos, etc... de combate contra el sistema, esas actividades de construcción de un espíritu sensible y delicado, sin el cual la lucha es brutalidad y la critica es solo ácido que destruye pero no ladrillo para construir.
Por eso en CEI siempre me he opuesto a que sus publicaciones sean solo de crítica, que sus actos sean solo de denuncia. Prefiero que se nos acuse de ‘sensiblería’ y de ‘poco espíritu de violencia’ a ser un grupo más de los que solo saben destruir (y poco) y mostrar la cara fea del caos y la violencia.
Hay que saber ser combativos y hacer frente a la lucha con valor, pero sobretodo, por encima de todo, es preciso que sepamos construir ese estilo sensible y positivo en nuestra lucha.
Por lo mismo prefiero un grupo pequeño pero constante que mil grupos grandes en continuo caos de cambios y reconstrucción, siempre tras el éxito inmediato, siempre sin la voluntad de sobrevivir cien años con éxito o sin él.


NUESTRA RESPUESTA

Resistir y Construir, paciencia y prepararse para el momento apropiado.

Siempre es algo conflictivo responder a estas cuestiones, NO hay seguridad en la respuesta, hay una ‘opinión’ razonada, pero siempre estaremos abiertos a que alguien nos demuestre un camino mejor, pero demostrándolo, no solo soñándolo ni corriendo como un loco en un paraje ilusorio.
Nuestra respuesta es que hoy debemos pensar en una estrategia a medio plazo, cuyo resultado es mantener una estructura NS seria, con una transmisión del Estilo, la Etica y los Valores a las nuevas generaciones, preparadas para aprovechar la menor oportunidad del entorno para pasar a una etapa distinta del combate.
Y bajo esta estrategia nuestra táctica es utilizar los medios de dinero y tiempo para sobrevivir a la represión y apoyar toda lucha contra el Sistema que sea coherente con nuestros valores, pero sin dejar de mantener un núcleo NS fiel totalmente a la totalidad de nuestra propuesta, sin vender nada de ella por táctica.
Apoyar la lucha contra el Sistema pero no apoyar la basura que se presente como anti sistema, si reventamos al sistema por indigestión de mierda sólo saldrá de ello una infección mortal, la anarquía de lo sucio, y el sistema siempre resucitará de entre la basura.
Por ello una táctica como esta SOLO está justificada si se basa en un apoyo sincero y desinteresado de apoyo a cualquier otra forma de lucha ética y sincera contra el Sistema. No podemos tener egoismo de grupo, no es nuestro momento público como NS pero precisamente por ello debemos apoyar con generosidad todo combate no NS pero éticamente aceptable contra el Sistema, todo lo que resquebraje el sistema sin caer en la degradación de los Valores.
El sistema solo morirá si un día el ambiente es limpio y sano, el pueblo asume valores, entonces el virus de la decadencia podrá ser destruido. Y para ello debemos apoyar más los elementos positivos, las propuestas positivas, que las meras críticas. Fomentar la Naturaleza, el amor a la comunidad, una vida sencilla y honorable, más que solo criticar el deshonor que nos rodea.

Resistencia, Apoyo a toda lucha que resquebraje el sistema, preparación para el momento propicio, fomentar las virtudes positivas de nuestra revolución al pequeño nivel que podamos.
Solo esto es ya una gran obra en este momento. Ni sueños ilusorios, ni tácticas corruptas y degradadas, ni inactividad cobarde. Esta es nuestra propuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario