miércoles, 30 de abril de 2014

30 de Abril-Andres Marquez



¿Que se puede agregar a los verdaderos océanos vertidos al papel para defenestrar a uno de los hombres mas importantes de la Historia Mundial, un hombre que inicio y concreto la mayor revolución de los últimos 1000 años, desde un humilde lugar hasta la máxima magistratura de una Nación?. La misma historia del Führer es digna de la mejor de las novelas y películas, tal vez algún día, puedan estas hacerle justicia a su honor, su valor, y su voluntad

Es sabido que a la historia la escriben los vencedores, pero en este caso, lo vencedores fueron también vencidos, parafraseando a Salvador Borrego, y hay aspectos de Hitler que jamás conoceremos, aspectos y aristas que con el transcurso de tiempo se deforman, para bien o para mal, cayendo en el excesivo epíteto descalificador y el endiosamiento que el mismo Führer combatió en vida.

Su historia… que muchos intentan denigrar a extremos absurdos, adjudicándoles todos los vicios y defectos de carácter, asignándole análisis siquiátricos y perfiles emocionales que van desde el neurótico-sicótico, pasando por el sádico desalmado, pervertido sexual cuando no homosexual, incluso, catalogándolo como un legendario Werewoff que solo podía satisfacer sus animales instintos asesinando a millones de judíos como si fuesen corderos….

La lista de estas mentiras podría seguir, solo señalarlas llevaría un libro de varios cientos de páginas y sinceramente no es mi intención ponerme a comentar tamañas mentiras.


¿Fue Hitler un artista frustrado? ¿Un arquitecto que torció su destino? ¿Fue el Enviado por el destino para salvar a los alemanes?

¿Fue un enigma?

La respuesta es simple.

No.

Fue un Hombre de extraordinarias condiciones, pero hombre al fin, falible, pero lo que hay que tener muy en claro es que no fue un traidor a su Patria ni a sus principios, vivió de acuerdo a ellos y murió por ellos.

Fue un hombre que dejo un legado a todos aquellos que sienten en sus venas el llamado de la Nobleza.

Descanse su alma en paz.

Nosotros debemos continuar con ese legado.

Por respeto, a su memoria y por la nuestra.




El Devenir De Una Ilusión-Andrés Márquez


El joven estaba sentado en la banca desde hacia horas, mirando las inocentes palomas comer las ultimas migas del pan, que en su pobreza,  había compartido con ellas, una botella de leche a medio beber reposaba a su lado.

Hacia un esplendido día, con un bello y radiante sol, pocas nubes salpicaban la esfera de los cielos, y la misma plaza estaba bastante vacía, a esa hora el público era escaso y por alguna razón, esa era la principal causa de su afición al parque.

Al frente del mismo, un imponente edificio dedicado al gobierno embellecía el cuadro, pues el sobrio estilo romano se había fundido de alguna manera con el germánico, para dar aliento a una eterna manifestación de Belleza.

¿Y que otro sentido tenia la vida, sino era la de poder apreciar la Belleza y las cosas simples de la misma?

El joven pensaba así.

Se levanto, se limpio los restos de migas de pan que le quedaban en el regazo y en medio de un revoleteo de plumas y gorjeos, abandono el parque en dirección a su domicilio.

Pero algo lo retuvo.

Atardecía

Que no es la Belleza sino la real apreciación de armonioso de las formas, la correspondencia entre lo externo y lo interno, la manifestación de un Espíritu que da forma  a la materia, y los hombres bellos son aquellos que mas luz poseen en sus ojos, pues esta luz es reflejo de la luminosidad interna, esa misma Luz que, en su terna generosidad, están dispuestos s compartir con el resto de los suyos.

Una Belleza externa solo es posible cuando nace de un alma bella. Solo de nobles corazones pueden surgir nobles propósitos.

Poco a poco la tarde moría lentamente, en una agonía esplendorosa de fuegos y escarlatas.

Oh gran astro, tu si eres generoso, pues conviertes en oro todo lo que tocas, pero como el oro eres momentáneo, sin embargo, te saludo.

Vivir entre sombras y espejos, viendo pasar los días uno detrás de otro mientras serpientes y ratas viven como reyes, creando tronos falsos en el ciego vacío.

Todos pueden ver esta Belleza pensó, pero pocos pueden ver la Fealdad, la Oscuridad de la Luz.

Y ese pensamiento lo lleno de tristeza.

A nadie parece importarle.

Sueños dentro de sueños, planes dentro de planes y la búsqueda de la belleza se presentaba bajo la forma de un futuro distinto al imaginado. Todo esto pensaba el joven mientras la luz se apagaba a su alrededor y un rojo carmesí lo bañaba de un melancólico y frío manto.

En silencio se dirigió a su hogar…








Canta, oh diosa de la victoria los triunfos que este joven emprendería en el futuro, canta con límpida voz las luchas emprendidas, las horas dedicadas al servicio, las eternas palabras, los amigos, los Camaradas y las mieles de la victoria, asimismo el ajenjo de la Derrota.

Canta, oh diosa, pero canta solo la Verdad, la Belleza y el Valor de este joven guerrero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario