martes, 5 de agosto de 2014

Las Herejías del NacionalSocialismo-Ramon Bau


El cristianismo, que es una religión, cosa que no es el Nacionalsocialismo, sufrió durante siglos una enorme cantidad de ‘herejías’, o sea de deformaciones o variedades de la doctrina que hoy conocemos, y no hablo solo de la gran dispersión de doctrinas protestantes (o ‘evangélicas’ como ellos se llaman) sino de herejías muy anteriores.
El Nacionalsocialismo no es una religión, no tiene un libro ‘sagrado’ inspirado por Dios, sino unos Valores y unos textos explicativos políticos, que conforman una ‘Concepción del Mundo’.
La diferencia esencial con una religión es que en una Concepción del Mundo toda religión que sea acorde a sus Valores es aceptada, toda forma filosófica que acepte esos Valores es aceptada. Y así mismo una Concepción del Mundo exige una actuación política, una concreción de la actuación en la comunidad política, mientras que la religión en sí no tiene por qué tener una actuación política comunitaria sino solo personal.
Cuando una religión asume una actuación de comunidad (caso de algunas formas del Islam y de algunas fases del cristianismo en su pasado) deja de ser puramente religiosa.
Sin embargo pese a no ser una religión, la Concepción de Mundo Nacionalsocialista no está exenta de las herejías o desviaciones de su lógica y sus Valores.
No estoy hablando de errores políticos sino de desviaciones de Valores y de concepciones teóricas (que después posiblemente hayan llevado o lleven a errores políticos, o no).

LA HISTORIA COMO DEFORMADORA DE PRINCIPIOS, IDEAS Y VALORES

Incluso antes de entrar en las herejías de las ideas, hemos de entender una base de todo estudio de las ideologías o religiones que han existido en la humanidad, tema que no es ‘ideológico’ sino ‘humano’, o sea producto de la propia condición psicológica de lo humano.
La historia, el devenir, las condiciones políticas o económicas, la realidad, son unas herramientas constantes de deformaciones ideológicas.
Las ideas o propuestas son elementos ‘mentales’ que solo son reales en cuanto se ponen a realizarse en un momento histórico y un lugar dado. Y el Tiempo y Espacio, como ya decía Schopenhauer, son los deformadores de todo ideal.
En realidad este tema afecta a todas las ideologías, y curiosamente en todas, menos en el Nacionalsocialismo, los seguidores actuales de ellas rechazan las visiones ‘históricas’ de sus doctrinas como ‘errores comprensibles, deformaciones naturales, desviaciones’…   así un demócratas no asumirá la revolución francesa como ejemplo de democracia ni un comunista actual asume la URSS o a Mao como ejemplos de comunismo. Ni la guillotina ni el Tribunal del Terror de Robespierre son asumidos por los demócratas ni el Telón de Acero con sus ametralladoras, las matanzas de Mao, las chekas o el Goulag son asumidos por el comunismo.
En cambio parece que el Nacionalsocialismo solo exista en tanto es alemán y de 1933-45, no pudiendo escapar de sus ‘hechos históricos’. Es cierto que nosotros no renunciamos a una gran parte de lo positivo que se hizo en el III Reich, ni de sus mártires y héroes, es cierto que no creemos en toda la versión ‘oficial’ sionista de lo que pasó en el III Reich, pero el Nacionalsocialismo no es solo un hecho histórico sino una Cosmovisión del Mundo genérica.
El cristianismo, que sin duda es excelente en su idea de amor y compasión por el dolor del mundo, en cuanto se ha puesto en la práctica histórica ha generado elementos en nada similares a la vida de Jesús, puesto que en realidad en los Evangelios no hay una doctrina política práctica, y deja ’al César lo que es del César’, cosa muy conveniente pues en cuanto alguien trata de actuar en el campo del César, cuando una idea debe ponerse en la práctica real, las condiciones y los problemas llevan a una versión adulterada de aquella idea de forma inevitable.
Y pretender que en el Nacionalsocialismo no fue así es puramente utópico, sin duda Hitler tuvo que tomar decisiones influidas, determinadas y constreñidas a condicionantes históricos que no hubiera querido, ni debido, tomar.

Por otro lado hay otra influencia menos visible de la Historia en la misma génesis de las doctrinas políticas, puesto que los que concretan de esas doctrinas viven en un ambiente y medio histórico y cultural, que en buena parte les condiciona.
Sin duda las grandes Cosmovisiones del Mundo (dejemos aparte las religiones) no son ‘inventadas’ por una persona, sino que esa persona o grupo de personas reflejan y concretan algo que ya estaba en el ambiente general.
El comunismo no lo inventa Marx, es algo que ha existido siempre esa idea de materialismo, de envidia, de igualdad obligada, de la economía y el dinero como base de todo orden.
El liberalismo ya existió de siempre, los Graco o Mario ya eran demócratas liberales en la Roma republicana, demagogos, partidarios de las masas y del uso del dinero para dirigirlas. Durante toda la República romana hubo esas ideas sin llamarse democracia ni comunismo.
Pero se convierten en las cosmovisiones ‘actuales’ cuando uno o varios pensadores y políticos las concretan en un momento histórico dado, y lo hacen influidos por el ambiente y la necesidad táctica.
Sin duda, pese a la brutal mentalidad del judío Lenin, su posicionamiento bolchevique está influido por la brutalidad del capitalismo de la revolución industrial. Sin ella seguramente la barbarie comunista hubiera sido menor, el odio de las masas contra el capitalismo fue un agravante del odio ya intrínseco del comunismo, odio salido de la envidia y el resentimiento a todo lo superior en cualquier cosa, a lo desigual.
Y sin duda la guillotina y un Robespierre no hubiera sido tan brutal sin la injusticia de la monarquía y la Corte de Luis XVI y sus anteriores, que tenían en la miseria al pueblo mientras ellos vivían en una corte corrompida y decadente. Como el último Zar con su Rasputin ayudó sin duda al odio contra la monarquía.
Y en el Nacionalsocialismo no pudo pasar menos. Sin Versalles o sin la crisis del 29 seguramente Hitler no hubiera logrado el poder en 1933, pero además la brutalidad de los dirigentes judíos del bolchevismo alemán (y el soviético) en los años 1918-22, y la especulación financiera de banqueros judíos en 1929 en la República de Weimar (y en USA e Inglaterra) sin duda influyeron no solo en un sentimiento antisemita general en Alemania sino en la propia concreción doctrinal NS.

Por tanto es muy positivo tratar de diferenciar las concreciones influidas por temas históricos de los principios generales de la Cosmovisión del Mundo. Por ejemplo, en el Nacionalsocialismo hay el principio de que todo pueblo (considerado étnica y culturalmente) es digno y necesario que tenga su estado y su sociedad acorde a su tradición. Y se opone a los Estados multiétnicos y multiculturales. Se opone a la dominación de un pueblo por parte de otros. Se opone al dominio del dinero sobre los pueblos. Esta es su base cosmovisional, no el anti-judaísmo como odio, manía o desprecio a una raza, cosa que va contra el principio NS de respeto a todas las razas.
Por poner un ejemplo del lado contrario: es evidente que no hay ningún principio comunista que implique la idea de poner un muro de alambradas y no dejar salir a nadie del país. El que se tuviera que hacerlo fue producto de la nefasta idea de igualdad económica y un control absoluto del Estado burocrático, lo que llevó a la ruina y al hambre, de forma que la gente quería marcharse si les hubieran dejado. En todos los países de economía comunistas está prohibido salir libremente (China es hoy un país de economía capitalista) por la misma razón, no por su ‘ideología  de fronteras’ sino como consecuencia por su estupidez ideológica en lo económico-igualitario.
En ninguna democracia se establece que el dinero deba gobernar al pueblo, no es ese un principio ideológico democrático, pero en todas las democracias actuales ha sido y es así. Y lo es porque de forma inevitable si se deja a las masas votar sin conocimiento directo del votado ni de lo que se vota, la propaganda será lo que dirigirá el voto, y los políticos necesitaran el dinero para lograr el voto… llevando así a la democracia inevitablemente a la plutocracia.
El cristianismo nunca jamás ha propuesto a nivel ideológico un gobierno político Papal ni una inquisición. Al contrario. Pero si se llegó a esa barbaridad es porque el cristianismo no tenía una doctrina de gobierno, sino de comportamiento personal. Al pretender gobernar como cristianismo se vio abocado a inventarse un gobierno ‘cristiano’ cosa que es una contradicción al propio mensaje de Jesús. Todo gobierno no puede seguir reglas pacíficas, ni ideales ni puramente evangélicas, porque la realidad se lo impide, el cristianismo es una religión que deja al César el tema del poder precisamente porque sabe que no podrá el Poder seguir el mensaje ideal sino la conducta realista.
Por ello las Iglesias cristianas hubieran sido distintas sin su poder histórico, si se hubieran mantenido solo en el ambiente religioso personal. Pero eso es una utopía cuando se comprende el carácter humano.

Por tanto hay que tener cuidado con que los errores históricos que se cometen usando una Cosmovisión del Mundo en un Tiempo-Espacio concreto no sean consecuencia inevitable de principios que aparentemente no tienen que ver con esos errores.

LOS ORIGENES DE ALGUNOS ERRORES DEL NACIONALSOCIALISMO HISTÓRICO.

No hablamos de errores militares o puntuales, sino de base que pueden ser catalogados por errores de ideas por el contrario.

1- El primero siempre ha sido la idea del anti judaísmo generalizado a toda la raza judía. La base de este error viene dada por tres problemas distintos:
- Primero por la confusión entre la idea de separar los pueblos europeos y los judíos, dando un Estado propio a los judíos, con la deportación masiva de judíos durante la guerra. La guerra acabó con los planes conjuntos de sionistas y III Reich para lograr una separación pactada y pacífica con la creación de un Estado judío extra-europeo. La declaración de guerra públicamente manifestada por las organizaciones judías contra III Reich significaron la consideración de la población judía como ‘población enemiga’, de la misma forma que en USA los americanos de origen japonés fueron considerados población enemiga y enviados a campos de concentración.
- Los textos de los principales nacionalsocialistas contienen claramente una redacción antijudía general. Pese a todo es evidente, si se leen con cuidado, que las acusaciones que se lanzan contra ‘los judíos’ no pueden estar referidas a ‘todos los judíos por el mero hecho de serlo’. Por ejemplo acusarlos de usura o de promoción de la pornografía o del comunismo, no puede referirse a todos, dado que es evidente que no todos los judíos tenían esta posición. El lenguaje generalista era un error que en su tiempo no fue tomado en cuenta.
- La confusión entre todos los judíos por raza y el grupo ligado al talmudismo, o sea, formar parte de grupos de apoyo a posiciones dadas. Los grupos de apoyo sionistas o talmudistas si son un problema, como lo son los grupos de presión de banqueros arios.
Dadas estos condicionantes históricos parece que el Nacionalsocialismo tenga como base cosmovisional atacar al judío como raza, cosa totalmente errónea. Y que es asumida por un error esencial que veremos en las ‘Herejías’: el determinismo excesivo étnico. La idea falsa de que la raza determina inexorablemente una forma de ser, cosa totalmente equivocada, como es falso decretar ‘democráticamente’ que el tema racial no tiene ninguna influencia en los pueblos.
El Nacionalsocialismo ataca las ‘actitudes’ no a las razas en general. Todos los que favorezcan la usura, el materialismo, la decadencia de las costumbres, etc son nuestros enemigos, sean judíos, arios o chinos.
Por tanto toda posición determinista en exceso a nivel étnico nos llevará a ese error de las manías contra algunas razas. Es pues el excesivo determinismo biológico el error esencial.

2- El militarismo: la posición de la Alemania del III Reich tras Versalles y su posición geopolítica entre Stalin y los masones de Inglaterra-USA-Francia hicieron que el tema militar fuera importante. Una Alemania desmilitarizada por Versalles y al lado de Stalin era ya de por si un problema grave.
La URSS ya había invadido Ucrania y atacado a Finlandia, etc… de forma que era evidente que se podía esperar un ataque de Stalin a Alemania cuando a éste le conviniera.
El rearme alemán era pues una necesidad lógica y en nada agresiva o temeraria.

En cuanto a la fuerza ‘para-militar’ de las SA parece que nadie recuerde que nacieron debido a la agresión continua de los comunistas y socialistas a los actos del NSDAP en los años 1920’s. Entonces los marxistas eran mucho más fuertes y no dudaron en atacar permanentemente los actos del NSDAP, lo que llevó a la necesidad de crear una fuerza de defensa, las SA.
No se recuerda que los militares de la derecha procuraron hacer un golpe militar contra el NSDAP en 1932 y 1933, que no se levó a cabo debido precisamente a la fuerza de la SA que desalentó el golpismo y hizo que Hindenburg se negara a dar el golpe propuesto por el Estado Mayor del Ejército.
Tampoco recuerdan que tras llegar al poder Hitler declaró que las SA ya no debían ser un tema armado y de defensa. El que Roehm se negara a ello fue la causa principal de su caída.
No hay pues un militarismo en la ideología NS, aunque si un estilo de defensa activa.
Ahora bien ese ambiente de lucha sin duda infectó la política a partir de 1936, una vez arregladas las cuestiones internas económicas, cuando se llegó lógicamente a plantear la eliminación de los desastres de Versalles.
Y sin duda la invasión de Polonia fue un trágico y tremendo error, caer en la trampa del capitalismo, pese a tener razones claras por la conducta del gobierno polaco contra la población de origen alemán en Polonia. Pero la invasión no fue solo un intento de arreglar el tema de Danzing sino de apropiarse de media Polonia (la otra media fue invadida por la URSS), y eso es ya un error grave, cuando además se caía en la trampa que buscaban los capitalistas para declarar la guerra a Alemania.
El que Inglaterra y Francia no declararan la guerra a la URSS pese a que también ocupó media Polonia demuestra que este tema era la excusa que buscaban para declarar la guerra al III Reich.
Esta posición de expansión territorial del III Reich fue un grave error que llevó a otros más tarde, una falta de visión europeísta, y se basa en otra de las ‘herejías’ que veremos: el pretendido supremacismo germano, contrario a la Cosmovisión Nacionalsocialista de respeto a todas las razas y a su diferencia, no a la igualdad ni a la mezcla pero menos aun al dominio de unas por otras.

3- La dictadura que se considera ligada al totalitarismo.
Otra de las acusaciones típicas contra el Nacionalsocialismo es que es un totalitarismo dictatorial, una dictadura férrea de prensa y de toda la sociedad, bajo un sistema de ‘culto a la persona’ del Führer, de tipo semi divino.

Este tema es importante de aclarar pues es sin duda una de las más destacadas críticas, y se basa en un error de concepción ideológica del NS junto a su condicionante histórico.
En primer lugar veamos el condicionante histórico: Pongamos hoy en Europa: el 100% de prensa, radio, Tv, cine, ect es todo, absolutamente todo, del Sistema, no hay un solo órgano público masivo que no apoye el Pensamiento Único del sistema, que sea antidemocrático o que no sea propiedad de grandes monopolios financieros. Y en toda Europa está prohibido, en mayor o menor grado, ser antidemocrático, o expresar ideas étnicas, revisionistas, anti igualitarias, incluso en mínimas publicaciones.
Por tanto cuando una revolución llega al poder lo primero que hace es utilizar los medios de masas para inculcar su doctrina. Lo han hecho todos los sistemas al establecerse, y desde luego el democrático el primero.
Pero además en el III Reich siempre estuvieron abiertas las fronteras, al contrario que en el comunismo o en el nacimiento de la democracia francesa de 1800.
En cuanto a la concepción ideológica de la libertad de expresión, el NS define que todo aquello que sea cierto, o tenga al menos una cierta base plausible, tiene que poder ser dicho, guste o no al gobierno. La Libertad es para el NS poder elegir entre varias opciones que sean todas ellas acordes a los Valores éticos.

El Nacionalsocialismo en su revolución histórica sin duda decidió también acabar con la dictadura previa democrática de la información. Y me parece bastante lógico dentro de la realidad revolucionaria histórica de todas las ideologías
Pero sin duda la idea Nacionalsocialista no es ni la dictadura ni el monopolio estatal de la información.
La base es eliminar el poder del dinero sobre los medios de información, eso desde luego, pero sin crear un nuevo monopolio estatal, sino una participación popular en la expresión de ideas y noticias, siempre bajo los Valores esenciales más elementales (Verdad, Honor, Ética, Estilo, buen gusto), eliminando no las opiniones sino la bajeza, lo decadente, lo corrupto, lo degradante, lo sexista-porno.
Ni siquiera niega el NS el tema de elecciones, sino el sistema de elecciones a partidos, y a politicastros que nadie conoce personalmente ni en sus obras, votar sobre temas que no se conoce, poder ser elegido sin haber demostrado valía y entrega. La idea Nacionalsocialista es un gobierno de los mejores, más entregados, más sacrificados, que hayan demostrado su valía y su ética antes de poder ser elegidos. Y ser elegidos entre la gente que los conoce y para los cargos para los que están preparados.
Hoy un fontanero necesita un certificado de profesionalidad, pero el político puede ser un miserable de vida decadente y que jamás se haya sacrificado por la comunidad antes de presentarse a elecciones.
En cuanto al tema del Führer, nunca se ha expuesto la idea del ‘führer princip’ como tal: Toda función debe tener un Responsable. Estamos contra los sistemas anónimos, los temas compartidos por entes no personales, la falta de responsable. El Führer es el ‘dirigente’ de cada tema que se le encarga, es responsable de lo bien que se haga y de lo mal. Hoy un Ayuntamiento o entre público ordena un aeropuerto o una obra que no sirve para nada, que cuesta el triple de lo presupuestado, y nadie es responsable.
Por supuesto en una circunstancia especial y por una persona especial, se consideró históricamente (no ideológicamente) que Hitler debía asumir unos poderes especiales para poder conducir la revolución NS en un momento tan difícil. Pero esos poderes no se debían transmitir al siguiente dirigente, eran solo para Hitler. El NS debía establecer el medio de generar la jerarquía de mando acorde a los principios ideológicos que hemos visto antes: una elección jerarquizada por valores y conducta, un gobierno de los mejores y no de los más apoyados por la prensa y el dinero.

Por tanto la especial configuración del III Reich en el tema de la ‘dictadura’ debe entenderse como algo temporal y debido al entorno histórico especialmente conflictivo y peligroso. Una vez más este entorno histórico y el corto espacio de tiempo impidieron dar los pasos al sistema auténtico de sucesión y libertades.

LAS HEREJIAS DENTRO DEL NACIONALSOCIALISMO

Dejando aparte el III Reich, los nacionalsocialistas de la postguerra, los que aun se mantienen como tal, han sufrido toda una serie de herejías más o menos graves. Veamos algunas de las más implantadas.

1- Los ‘Hollywood nazis’ fue la más escandalosa de todas, aunque está en franca decadencia. Bandas urbanas de gamberros que se creían de las SA y eran de pena, borrachos y ruidosos. Sin duda no les echemos toda la culpa, en realidad eran el fruto del mestizaje entre el estilo del sistema y las ideas de ser anti-sistema que les llevaba a creerse ‘nacis’.
La herejía de base es el creer que “modernizarse” es asumir los defectos de estilo y de comportamiento y ocio que el Sistema ha impuesto en la actual juventud como ‘norma y moda’.
El sistema influye de tal forma en las mentes que los ‘rebeldes’ son en realidad ‘rebeldes según lo que dice el sistema que es ser rebelde’… hoy son rebeldes los que piden más sexo libre, más aborto, más libertad de droga, más invasión inmigratoria… en realidad más sistema.
Poco a poco se ha desfondado esta herejía e incluso algunos de sus miembros han pasado a ser camaradas conscientes y muy buenos.

2- El Supremacismo racial. El determinismo excesivo étnico.
Este problema ya se desarrolló en el III Reich en algunos ambientes nordicistas, donde la diferencia entre razas se miraba en plan superior.-inferior en vez de mirarla como parte de la riqueza de la Naturaleza.
Este problema envenenó ya las relaciones entre germanos y eslavos, que fue una de las causas de la derrota militar, al no saber aprovechar la fuerza eslava anticomunista, y mantener la idea de supremacía nórdica.
Pero lo grave es que hoy sigue habiendo una parte del nacionalsocialismo que desprecia a otras razas, y no asume la diversidad como su principal idea: somos racistas porque amamos las razas. Y el sistema es antirracista porque quiere el mestizaje y destruir las identidades raciales en un mundialismo igualitario.
Esta herejía se presentó muy agravada en USA con el tema de negros-blancos, y se ha contagiado en Europa con la llegada de la invasión inmigración masiva.
El choque de formas culturales y vivenciales entre pueblos dan diferentes demuestra la bondad de nuestra idea de mantener la diferenciación y el respeto a cada zona y pueblo, así como nuestra denuncia de los graves problemas que hay cuando se obliga a convivir dos razas o pueblos de gran diferencia cultural y vivencial.
Pero esta realidad no implica una valoración de superioridad y menos de dominio de unos a otros.
Los partidarios de esta herejía se basan en plantear las enormes diferencias culturales entre, por ejemplo, las aportaciones de los pueblos negros y la de los blancos. Pongamos que aceptamos esta diferencia, que es bastante evidente. Esta aceptación no implica más que afirmar una diferencia concreta clara, no implica una ‘superioridad’ de una raza sobre otra puesto que en todo caso sería una superioridad en un tema y en base a un metro de medida dado. Si los negros corren mejor los 100 metros o juegan mejor al baloncesto que los blancos, por ejemplo, no podemos decir que los negros sean por ello ‘superiores’ a los blancos. Y por el mismo motivo las diferencias entre unos y otros no implican superioridades globales..
El primer lugar no todos los blancos son mejores a todos los negros ni al revés, en nada… o sea, no podemos generalizar una ‘superioridad’ en un tema a toda una raza. Y segundo, incluso una superioridad clara en unos temas no implica una superioridad de raza en general, como raza total.
Un guepardo es más rápido que un leopardo… un perro pastor en general es mas diestro que un buldog, pero eso no implica aplicar el concepto de superioridad global entre ellos.
Y lo más grave: incluso si pudiéramos medir una ‘superioridad global’ entre razas, eso no significaría nada a nivel de trato, comprensión, ayuda, aprecio, etc entre ellas. Y mucho menos dominio, desprecio o colonialismo.
Quizás una de las causas que agravan esta herejía es la reacción contra la estupidez del sistema en exigir, definir, y prohibir incluso, toda evidencia sobre diferencias raciales, de forma que animan a poner en evidencia las diferencias evidentes y a reaccionar con supremacismos.

La base ideológica de esta herejía es el determinismo étnico, o sea creer que una raza ‘es’ algo siempre, determinada por su genética. Una base genética es solo una predisposición general muy difusa a nivel personal, más bien estadística, que además no se cumple por determinismo en absoluto, sino que es matizada por la educación, el ambiente, la voluntad personal.
El mejor ejemplo de esta tontería determinista es que pese a que estos herejes declaran las excelencias de la raza aria, somos todos testigos de que entre los arios predominan los miserables y los traidores, contradiciendo ese determinismo.

3- El sectarismo pseudo-religioso
Hitler dijo claramente que no era un reformador religioso. Pero existe la manía en atribuirle una especie de ‘aura religiosa’ de lo más extravagante.
Y de ahí se llega a plantear el Nacionalsocialismo como una ’religión’ en vez de cómo una Cosmovisión del Mundo.
Los problemas de una visión pseudo-religiosa en el NS son varios:
Primero: quita toda capacidad de autocrítica al eliminar la visión racional de la Historia y de las personas.
Segundo: tiende al sectarismo, a separarse de la raíz popular y socialista para nadar por terrenos metafísicos alejados del sentimiento popular.
Tercero: falsifica la realidad tanto de Hitler (que nunca quiso montar una religión) como del Nacionalsocialismo como Cosmovisión basada en Valores, abierta a diversas líneas religiosas o filosóficas.
Cuarto: Suele haber una tendencia a lo extravagante e incluso neurótico, creando textos que solo pueden hacer que alejar al pueblo (y a las personas sensatas) del Nacionalsocialismo.

Una de los incitadores a esta herejía es sin duda la actitud demoníaca del sistema respecto a Hitler, al que se le asigna el carácter de Satanás, se le niega el carácter humano y se le designa como ‘Mal absoluto’, de forma que esa estupidez y locura del enemigo conlleva a veces la reacción contraria: asignarle el carácter semi divino y no encontrar defecto alguno en su persona.
De esta idea subliminal sale la incapacidad para criticar una posición que haya tomado Hitler o asumir los errores que cometió, considerando eso como un ‘sacrilegio’.
Todo humano se equivoca, y cuando se toman muchas decisiones se equivoca más aun. La grandeza de Hitler no es que no se equivocara sino en lo muchísimo que acertó.

4- El Nacionalismo
Las naciones son producto no solo de pueblos sino de la Historia, y la historia muchas veces no ha organizado las Naciones de forma  lógica y popular.
El ‘nacionalismo’ de fronteras es un producto de la Revolución francesa, de la burguesía proteccionista, que partió de un reparto de fronteras salido de las monarquías, y basado en guerras o en matrimonios reales, donde la ‘nación’ era la propiedad de la monarquía, no un ‘Estado’ unitario fijo.
El nacionalismo tomó en el siglo XIX un carácter político muy acentuado en Europa, a partir de las revoluciones burguesas de 1848.
La unidad de Alemania es un producto lógico muy reciente, y generó un nacionalismo muy profundo que sin duda perduraba en 1930, más tras la derrota de 1918 y el infame tratado de Versalles.
Aunque Hitler indicó mil veces que el Estado es una estructura creada para un Pueblo, no para un imperialismo que domine otros pueblos, lo que ideológicamente es la base del sentido Europeo, la realidad es que Europa en 1930 era un hervidero de nacionalismos, incluido el soviético que se escondía bajo el comunismo pero que aspiraba a un poder ‘nacional’ ruso sobre los países dominados.
La idea Nacionalsocialista no es internacionalista, ni es mundialista, no se basa en Mercados ni en una igualdad mundial sin fronteras, sino que se basa en el respeto a lo Natural: a los Pueblos.
Frente a la utopía de que todos somos ciudadanos del mundo, frente a la de que todos seamos productores de una economía global en un Mercado mundial y frente a la de la unidad de todos los individuos (sin patria) en la clase del proletariado, el Nacionalsocialismo defiende la realidad natural, los pueblos existen, son distintos, pero deben ser amigos y cooperar. No se trata de un imperio basado en el dominio de un Estado sobre otros pueblos, sino la unión voluntariamente de pueblos similares en una estructura geopolítica que les permita sobrevivir sin peligro, pero con respeto a las identidades de cada pueblo, sus culturas, lenguas y tradiciones.
Sin embargo en el III Reich muchos aun estaban influidos por el nacionalismo alemán y no vieron la necesidad de una Europa unida sin ‘dominio’ alemán sino ‘con’ Alemania. Solo en 1943 se inició una visión ‘europea’ con las Waffen SS, pero tarde.
Hoy en día aun muchos nacionalsocialistas siguen con ideas de Estados imperialistas sin centrarse la idea de Pueblo y de Geopolítica realista.

5- La violencia agresiva como método
Se habla de que Hitler lo intentó con el Puch de Munich, pero no se recuerda la situación de Alemania en aquel momento, la sucesión de golpes y contragolpes, la inestabilidad absoluta de la República de Weimar… y además del fracaso del golpe y la lección que aprendió Hitler de ese fracaso.
El golpismo no se solución si no se está en una situación crítica global de violencia, inestabilidad, vacío de poder y además se cuenta con un gran apoyo popular.
Pero el problema de la herejía sobre la violencia hoy en día no viene del golpismo sino de su uso agresivo contra ‘otros’.
Mientras que la violencia defensiva es perfectamente nuestra, defender nuestros actos y personas con la violencia ante ataques violentos es algo propio de nuestro estilo, pero en cambio va contra nuestro estilo la agresión a otros. Nuestra posición es manifestarnos frente a los otros, no el agredirlos.
Esta diferencia es esencial. Cuando un grupo se reúne para atacar a un puesto o grupo contrario está siendo anti Nacionalsocialista. Nuestra posición es montar un puesto o manifestación o demostración en contra.

Por supuesto el problema es que el sistema democrático suele prohibir nuestras mesas, acciones o manifestaciones pacíficas, con la excusa de que ‘producen violencia’, cuando lo que producen es la violencia de los otros contra nuestra, y nuestra defensa.
Por otro lado la violencia agresiva es sin duda la principal trampa que suelen preparar los propios medios de la policía para prohibir un grupo. O sea, incitar a agresiones o incluso provocarlas la misma policía para echar la culpa a el grupo que se quiere prohibir.
Desgraciadamente siempre hay gente enferma, neurótica o violenta que se presentan como ‘fachas’ y que agrede a inmigrantes o a grupos contrarios, y la prensa se preocupa muy mucho de pedir entonces la prohibición de los grupos no violentos y legales ‘fascistas’.
Por supuesto cuando grupos comunistas o anarquistas, etc hacen grandes violencias en la ciudad, jamás se pide la prohibición de comunistas o anarquistas, en realidad les llaman ‘radicales’, no hablan de sus  ideas como si hacen si son fascistas, pues anarcos y comunistas son los aliados del Sistema.

6- El electoralismo como máscara
El mayor número de herejías han llegado debido a la tentación electoralista.
Dado que parece imposible, y es así, lograr un poder político concreto, por mínimo que sea, en el sistema actual presentándose como Nacionalsocialista, y más en muchos países en que está prohibido hacerlo, los nacionalsocialistas han tenido que buscar medios para presentarse sin caer en la prohibición o imposibilidad de actuación.
En respuesta a esta realidad se han producidos dos grandes grupos de herejías:

1- Los que han abandonado el uso público de las ideas que choquen con la mentalidad de la gente que va a votar, abandona todos los símbolos y referencias al pasado, y pretenden generar un ‘NS actual sin serlo oficialmente’.
La idea básica de este grupo de herejías es que ‘ellos siguen siendo nacionalsocialistas’ pero por exigencias de voto deben presentarse más acordes a la mentalidad de la gente, o sea aceptando parte del planteamiento del sistema.
Pretenden que ya ‘formarán’ a los mejores en ‘nuestras ideas’, de forma ‘no pública’, pero la realidad es que al impregnarse del estilo del sistema para lograr el voto y la aceptación ‘parcial’, normalmente lo único que logran es que dejar de ser Nacionalsocialista en poco tiempo y abocarse a una posición de doble faceta: por un lado a nivel de ideas se va a la derecha nacionalista, pero lo peor es que a nivel ético y estético, artístico y vivencial, los votantes y la gente afiliada deriva a las normas del sistema con gran rapidez.
Lo malo de ello es que los pocos que en estos grupos siguen diciendo ‘en privado’ que son nacionalsocialistas engañan a los jóvenes al hacerles creer que el NS es ese pastiche electoralista que han montado.

2- Los que directamente dan por muerto políticamente al Nacionalsocialismo y creen que es preciso luchar en posiciones en nada ya dentro de la Cosmovisión NS. Dejando aparte los traidores puros y simples, los hay que creen que esta es la línea necesaria para un día poder volver a los valores básicos del NS, aunque ya sin referencia a ello.

En realidad ambas posiciones han llevado a que se generen herejías que infectan al NS. Por ejemplo a considerar el tema étnico como no tratable y asumir el nacionalismo puro como la única forma viable de hablar de Estado o Pueblo.
El socialismo se abandona, puesto que el voto se busca en sectores conservadores o derechistas. Se abandona la lucha artística y cultural que no atrae votos, dejando el arte basura del sistema como ‘una posibilidad más’, en vez de un enemigo principal más. Se renuncia al ‘referente histórico’, a los mártires y los luchadores anteriores, como si el ‘nuevo’ ideal saliera de la nada, de una cajita nueva sin pasado.

El electoralismo es como un ácido disolvente de ideas, estilo y pasado, que para colmo solo ha logrado montar partidos de la derecha nacional, donde la palabra socialismo es signo de enemigo y donde un Rudolf Hess se considera algo de un pasado a ignorar y olvidar, casi como algo de otro planeta y con el que nada tenemos que ver.

7- La herejía irrealista
Viene a ser lo contrario de la anterior. Algunos jóvenes creen que en la política con solo ganas de hacer algo se consigue, y han deformado el Nacionalsocialismo en un optimismo activista de corto alcance, politiquero, alejado de toda Cosmovisión del Mundo, y reducido a la idea de ‘hacer’ en lo inmediato con la utopía del triunfo milagroso e inmediato.
Con ello deforman uno de los principios elementales del Nacionalsocialismo: la Realidad y lo Natural. El NS no pretende utopías sino trabajar en la realidad con un sentido de lo natural. Los Valores que defendemos no pueden ir contra la realidad ni lo natural: No sirve de nada un ideal socialista que lleva al hambre y la miseria al pueblo, ni una posición ideal de defensa del medio ambiente que produzca en la realidad su destrucción.

Por tanto las utopías y los ‘buenismos’, las grandes frases triunfalistas y los planes disparatados son solo una herejía irrealista.

PARA UNA COSMOVISION DEL MUNDO NACIONALSOCIALISTA

1- Frente a los ‘Hollywood nazis’ presentemos jóvenes serios y éticos, alejados de las costumbres, música, artes y ocio promocionados por el Sistema.

2- Frente a los odios y las manías Supremacistas, amamos a todas las razas, queremos mantener las identidades y combatimos el Mal sea de la raza que sea el que lo promueva.

3- Frente al sectarismo pseudo-religioso, defendemos las aportaciones de toda filosofía o religón que respete los Valores esenciales de nuestra Cosmovisión del Mundo.

4- Frente al Nacionalismo, defendemos el Pueblo como base de toda organización nacional, y la unión geopolítica de los pueblos similares en defensa de su identidad frente al poder del dinero. Europa es en nuestro caso esa unión geopolítica necesaria.

5- Frente a la violencia agresiva oponemos la defensa de neustros actos, y el respeto a las opiniones distintas dentro de un estilo ético y no decadente.

6- Frente al electoralismo y la tentación del voto y la cantidad, oponemos la necesidad de convencer al pueblo de nuestras ideas y no de asumir nosotros las ideas que el sistema ha inculcado en el pueblo. Podemos no ganar nunca, pero no debemos pretender ganar con las ideas y estilo del sistema.

7- Frente a las utopías irreales nos ajustamos a lo posible dentro de nuestros Valores. Ni imposibles ni ceder en los Valores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario