viernes, 9 de enero de 2015

Los Textos de Hitler

LOS TEXTOS DE HITLER

Cuando se desea conocer el pensamiento y actitud de Hitler se suele pensar en leer sus textos, lo que es correcto en parte, aunque reduccionista. Hitler debe conocerse no solo por lo que escribió o dijo, sino por su personalidad humana. Seguramente para conocerle en muchas facetas personales es mucho más interesante leer el libro ‘Hitler mi amigo de juventud’ de Kubicek que sus propios textos políticos.
Desde luego hay que dejar totalmente de lado las biografías escritas y editadas en el mundo desde 1945, todas ellas si se han editado es porque están escritas por sus enemigos políticos más radicales, nunca se hubiera editado un libro neutral donde no se insultara o se denigrara la personalidad de Hitler. Incluso los textos de antiguos conocidos que hayan sido editados por editoriales comerciales importantes deben ignorarse, muchos de ellos se escriben para justificarse ante la persecución de los vencedores de 1945, para lograr la libertad en los campos de re-educación aliados o para poder salir de la prisión, como en el caso de Speer.
Solo algunos libros, escritos ya desde el exilio, fuera de las garras represivas (por ejemplo León Degrelle ya exilado en España), y editados en editoriales pequeñas y sin difusión amplia comercial, podrían tenerse en cuenta.

Por tanto recurrir a los textos escritos por Hitler es un sistema bueno, aunque sea reduccionista, para conocer algo del pensamiento de Hitler, a falta de análisis serios y neutrales, que jamás serían editados por el sistema.
Ahora bien, también es un error concentrar esa lectura en su libro ‘Mi Lucha’, que, siendo sin duda importante, es solo uno de sus textos, escrito en 1924 y editado en 1925. Este texto debe ser complementado de forma necesaria por otros escritos posteriores, en especial sus discursos y entrevistas, también ya editadas en castellano, y por algunas obras editadas durante el III Reich sobre el pensamiento de Hitler, como “El Bolchevismo de Moisés a Lenin” de Dietrich Eckart, donde se reflejan algunas de las conversaciones de Eckart con Hitler, que al haber sido editadas en vida de Hitler y en Alemania no pueden haber sido falsificadas.

SOBRE EL ‘MI LUCHA’ EN ESPAÑA


Uno de los debates ha sido que edición utilizar para esta labor de conocimiento del pensamiento de Hitler.
Hay la edición tradicional, muchas veces reeditada, aprobada solo para España por el NSDAP, pero reducida a un 30% del texto total del ‘Mi Lucha’.
Tiene la gran ventaja de estar aprobado su contenido por el NSDAP, y además al ser un libro mucho más reducido, su coste de edición, de venta y el trabajo para leerlo es enormemente menor.
Este texto es pues perfecto para lo que fue destinado y aprobado por el NSDAP: para su difusión popular en España. Se editó ya antes de 1936, y la idea era que fuera un texto muy difundido, barato y orientado a propagar las ideas esenciales del Nacionalsocialismo, entonces desconocido totalmente en España.
Creo que es el libro que debe darse a todo aquel que desee conocer las bases del NS histórico y tener una idea aceptable del pensamiento de Hitler.
Por supuesto es insuficiente para un estudioso del tema, para quien desee conocer a fondo el pensamiento de Hitler, para quien ya es Nacionalsocialista y pretende profundizar en ello.
Como cada tema está reducido casi en un 60% o más, una cosa es que el ‘resumen’ esencial sea correcto y otra que los aspectos y matices se pierdan en ese resumen.
Por tanto para alguien que ya esté iniciado en el pensamiento nacionalsocialista era imprescindible poder leer el ‘Mi Lucha’ entero si quería profundizar más en el pensamiento de Hitler en ese momento.
Lograr una traducción correcta de un libro tan extenso como el ‘Mi Lucha’ requiere un trabajo muy costoso, abordable sin duda por una editorial comercial pero no tato por grupos o personas individuales. Como sabemos ninguna editorial comercial invertirá en esa traducción en España por varios motivos:
-    La posible ilegalidad del texto, dada la voluntad de represión del sistema contra este tipo de libros.
-    La falta de licencia por el poseedor de los derechos de autor, hoy en manos del Estado alemán, que por supuesto no da permiso de edición a nadie. Este tema se solucionará sobre el 2016, al vencer la prorroga que se asignó a este tema.
-    La presión para que, en todo caso, incluso cuando se pueda editar legalmente, el contenido sea modificado, deformado y rebatido con notas y comentarios contrarios, por parte del poder político y económico.
Por tanto no se puede esperar una traducción, ni siquiera en el futuro, de la que  te puedas fiar si está efectuada por el entorno comercial y capitalista.
Debido a ello hace ya años se inició una traducción completa en Chile, que desgraciadamente no ha servido de nada, debido a que se efectuó con una clara intención anticristiana que llevó a deformaciones brutales de partes del texto. Para comprender hasta que punto podemos ver este ejemplo:
Comparando la página 233 del "Mi Lucha" edición de Chile con la 336 de la Edición de "Mein Kampf' en alemán, podemos detectar la siguiente supresión (el texto subrayado es el suprimido, es decir, el que no aparece en la edición de CHILE):

"Del producto de esa educación "religiosa" el propio judío es su mejor exponente. Su vida sólo se limita a esta tierra, (en la edición de Chile aquí se ha incluido un punto en vez de una coma) y su espíritu está tan íntimamente alejado del verdadero cristianismo como su esencia misma lo estuvo dos mil años atrás del gran fundador de la nueva doctrina. Se comprende que éste no hiciera secreto alguno de sus sentimientos hacia el pueblo judío, y que cuando hizo falta incluso agarrara el látigo para arrojar del templo del Señor a este adversario de toda la humanidad, que tanto entonces como siempre vio en a religión sólo un medio de existencia mercantil. Por ello fue Cristo clavado en la Cruz. En cuanto a nuestro actual “cristianismo positivo", éste se rebaja a mendigar votos judíos en las elecciones, procurando acomodar sus combinaciones prácticas con los partidos ateos de los judíos"

Dado que se han detectado varios ejemplos de este tipo, esta edición no era posible tomarla en cuenta como fiable.
Tras ello se logró una nueva traducción, esta vez muy correcta, dentro de que una traducción siempre es discutible en sus detalles, pero que hasta ahora no se ha encontrado en ella nada que cambie el sentido del texto original. Esta edición hasta ahora solo se encuentra en Colombia pero posiblemente será editada en España una vez venza la tiranía de los derechos de autor impuestos por el sionismo alemán.

Hay que aclarar además que el Mi Lucha se escribe hace ya casi un siglo, en unas circunstancias geopolíticas y generales muy distintas a las actuales, de forma que si es correcto para entender el pensamiento de Hitler, en cambio para acercarse a un planteamiento genérico del nacionalsocialismo hay que saber eliminar las partes que solo tienen razón en un entorno histórico concreto (por ejemplo todo lo relacionado con el tratado de Versalles, el colonialismo, geopolítica, el comunismo soviético ya inexistente, etc  ) y así mismo adaptar los temas meramente políticos a la actual situación del capitalismo y marxismo.
Así mismo hay que entender el lenguaje de la época. Por ejemplo, si se dice que los judíos son usureros o criminales es evidente que no puede referirse a ‘todos los judíos’, por tanto hay que entender que en esa época la referencia a ‘judíos’ no es una generalización, sino una referencia a un prototipo talmudista, que ya estaba prefijado en su actuación usuraria durante la República de Weimar, y así mismo con la mayoría de dirigentes bolcheviques judíos que habían cometido brutales matanzas en todos los países comunistas.

CONVERSACIONES DE SOBREMESA


Hace tiempo que observo un interés de algunos camaradas por los textos presuntamente recogidos por Bormann de las conversaciones de Hitler durante sus sobremesas.
Estos textos tienen sin duda cierto interés pero con serios problemas que los hacen muy peligrosos para tenerlos en cuenta sin precauciones.
Pasaremos por alto el tema de si los documentos han sido o no deformados o cambiados por el enemigo, dado que estuvieron muchos años en su poder antes de ponerlos en público.
Incluso podemos suponer, que ya es mucho suponer, que Bormann no falsificara lo que se dijo, lo pudo hacer pero no es muy creíble dado que Hitler podía pedirle en cualquier momento una parte de las notas que se tomaban y comprobar su veracidad.
Pero lo que hace especialmente inválidas estas notas es que no son una reproducción de toda las conversaciones sino un resumen que Bormann hace de ellas. Por tanto pudo seleccionar trozos, ciertos pero cortados allí donde quiso, de forma que Hitler podía seguidamente o antes haber comentado ese tema en un entorno distinto, con matizaciones diferentes o incluso con añadidos que cambiarán realmente el sentido de la opinión.
Dada la tendencia de Bormann a un anticristianismo radical, y a unas ideas muy especiales en algunos temas, considero estas notas como algo poco fiable aunque no dejan de ser interesantes de conocer, con suma prevención, y como mera referencia.

LOS DISCURSOS DE HITLER


Dado que son textos completamente comprobados y editados incluso a menudo en francés o castellano por el propio NSDAP, estos textos son de gran interés para comprender la mentalidad de Hitler ya en el poder o durante la toma del poder.
Hay que entender que una vez en el poder Hitler tiene ya libertad para exponer sus planes de construcción, de comunidad, de realización práctica, por lo que muchos de estos discursos son vitales para entender las ideas ‘constructivas’ de Hitler, más que las de crítica a denuncia propias de las fases de lucha por el poder.
Una de las dudas que se ponen a estos discursos es la posibilidad de que haya un factor de propaganda, de adecuación a los oyentes.
Hitler no es una persona que falsificara su intención o su pensamiento por nada, no hay casos en que se haya visto que tras la llegada al poder hiciera lo contrario a lo que había indicado en sus campañas electorales previas.
Además tras la llegada al poder Hitler no realiza ya campañas electorales con lo que no tenía ya necesidad de inventar o exponer temas en los que no creyera, como hacen todos los partidos democráticos donde la demagogia y la mentira son constantes.
Por ello estos discursos son una fuente muy fiable e interesante para conocer a Hitler.
Todos los discursos conocidos están editados en castellano en varios tomos, así como sus más importantes entrevistas.

‘GUERRA Y PAZ’: ¿UNA TERCERA PARTE DEL MI LUCHA?


Parece probable el que Hitler escribiera desde 1925 un nuevo libro sobre política exterior. Una de las pruebas son las memorias de una sus secretarias, Christa Schroeder, que hace alusión a este hecho: "Desde 1925, Hitler empezó a escribir, en el más grande secreto una obra sobre política exterior. Nadie conocía la existencia del montón de hojas que había recubierto con su escritura pequeña y casi ilegible”.
También hay el testimonio de Schaub, al que Hitler le encargó destruir esos papeles delante suyo justo antes del final, quemándolos junto a cartas personales y otros documentos.
Hitler no quería publicarlos dado que tras 1939 la política exterior del III Reich no fue en modo alguno la que Hitler quiso, sino la que las circunstancias le obligaron.
Ahora bien, parece, y eso es ya más discutible, que existía otra copia del libro que se había guardado en una caja fuerte de la editorial Eher Verlag, en el centro de Múnich. El manuscrito esta mecanografiado y consta de 324 páginas.
El libro apareció publicado mucho después de la guerra con diversos títulos.
Dadas las circunstancias y la poca seguridad de que no se produjeran falsificaciones, deformaciones o incluso la autoría exacta, estos textos no deben tomarse como algo absolutamente fiable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario