martes, 13 de enero de 2015

Un Judio Denuncia la Politica Sionista

UN JUDIO DENUNCIA LA POLITICA SIONISTA



"Israel es el Estado Más Racista del Mundo" y los Judíos de la Diáspora "Dominan" a sus Naciones Anfitrionas-Dice un Desertor Judío
http://davidduke.com/israel-racist-state-world-diaspora-jews-dominate-host-nations-says-jewish-defector/

13 de Octubre de 2014 a las 6:38 AM

Sobre las declaraciones publicadas en The Guardian 10 octubre 2014 y que JAMAS serán publicadas en la prensa española y de la mayoría de países.

El muy conocido disidente Judío Profesor Shlomo Sand ha admitido que Israel es el "estado más racista del mundo"-y que los judíos en el resto del mundo trabajan todos para “dominar” y “controlar” las políticas de sus naciones natales para apoyar al estado Sionista racista.
El sorprendente arrebato por el Profesor Sand-quién primero saltó a la fama por propagar la ahora-desacreditada teoría del origen "Khazar" de los Judíos Ashkenazíes-se contiene en su nuevo libro Cómo dejé de ser un Judío.
En su nuevo libro, Sand, quien se crio en Israel, habla de lo que él llamó "los efectos negativos de la explotación Israelí del mito del pueblo elegido" y lo que él llama su "industria del holocausto."
También rechaza la religión Judía por su "tradición Jehovatística genocida,"-una referencia a los "libros sagrados" de esa religión los cuales contienen instrucciones directas a los Judíos de Dios las cuales justifican, muy literalmente, el asesinato y el despojo de los Gentiles.
En un artículo en el periódico del Reino Unido Guardian habla de su nuevo libro, Sand continuó:

“Soy consciente de vivir en una de las sociedades más racistas en el mundo occidental. El racismo está presente en algún grado en todas partes, pero en Israel existe profundo dentro del espíritu de las leyes. Se enseña en las escuelas y colegios, se difunde en los medios de comunicación, y sobre todo y lo más terrible, en Israel los racistas no saben lo que están haciendo y, debido a esto, se sienten de ninguna manera obligados a pedir disculpas.
Estoy a menudo incluso avergonzado de Israel, sobre todo cuando soy testigo de la evidencia de su cruel colonización militar, con sus víctimas débiles e indefensas quienes no forman parte del "pueblo elegido".

Más profundo dentro de su propio libro, Sand hace la siguiente observación sobre cómo los judíos en la Diáspora ahora usan su posición para "dominar" y "controlar" sus naciones de acogida:
Desde la caída de la Unión Soviética, ya no hay un país en el mundo donde a los descendientes del pueblo elegido se impida de emigrar al estado de Israel. El Sionismo ha cambiado el objetivo que originalmente constituía su razón de ser y adquirió una segunda juventud a través de una iniciativa revigorizante.
Ahora más que nunca, los que aspiran a identificarse con la simiente de Abraham se les pide reunir fondos en apoyo de una tierra de los Judíos que se encuentra en plena expansión territorial y, por encima de todo, activar todas sus redes de influencia sobre la política exterior y la opinión pública de sus países.
Los resultados de este último objetivo han sido notables.
En un momento en que el comunitarismo goza de legitimidad creciente - sobre todo en una época de reverencia por la civilización que sustenta el 'choque de civilizaciones' - es más posible que nunca albergar orgullo de ser un Judío y encontrarse a uno mismo en el lado de los poderosos quienes dominan la historia.
Aunque Sand se acerca a todo el tema de lo que tradicionalmente sería considerado como una posición "lejos de izquierda" - su demostrablemente falsa creencia de que no existe una base genética para el Judaísmo - sus observaciones acerca de la verdadera naturaleza del tribalismo racista Judío son exactas.

Dónde Sand ha hecho su error esencial es comprender que todo comportamiento humano tiene en realidad un origen biológico. Todos nosotros - cualquiera que sea el origen étnico - somos simplemente productos de nuestros antepasados. Nuestras habilidades, nuestras limitaciones y nuestros caracteres innatas-son todos heredados de los que han venido antes.
El entendimiento de Sand que la gran mayoría de sus compañeros Judíos son ultra-racistas - y también hipócritas - debe ser bastante difícil para él de comprender. Podría ser demasiado para él esperar admitir que hay un aspecto el cual perpetúa este racismo abierto hacia, y el odio de, los Gentiles de generación en generación.
El nuevo libro de Sand ya ha atraído la ira de algunos de sus compañeros otrora Judíos.
El periodista judío Gordon Haber, en un artículo en The Jewish Daily Forward, por ejemplo, rechazó a Sand como un "chiflado" – sin embargo se vio obligado a admitir que Sand había identificado correctamente un aspecto de la conducta Judía el cual incluso Haber encontró desconcertante: a saber, la pasmosa hipocresía de los Judíos en América que apoyan el racismo Israelí mientras que propagan exactamente la política contraria en los EE.UU.
Haber escribió:

“Y sin embargo, si he de ser sincero, Sand sí plantea una cuestión de gran importancia. Para Sand, hay un "estrecho vínculo" entre una identidad Judía esencialista y cómo Israel trata a sus no-Judíos. Muchos, por supuesto, argumentarán que Israel es un refugio para los musulmanes y todo es guay en Gaza.
Pero aquellos de nosotros quienes luchamos por la honestidad intelectual debemos reconocer la contradicción entre los ideales Occidentales y un gobierno étno-religioso que humilla y brutaliza a las personas bajo su jurisdicción. Los judíos Estadounidenses, en particular, tienen que preguntarse por qué apoyan una situación en Israel que nunca aceptarían en su propio país”.

Por supuesto, ni Sand ni Haber se atreverán hacer frente a la verdadera razón de esta obvia hipocresía - que es que el tribalismo racial sionista participa en una estrategia de divide y vencerás para asegurarse de que los no-Judíos siguen divididos y desviados lejos de la verdadera fuente de poder en los EE.UU. y en otros lugares: el Lobby Sionista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario