miércoles, 20 de mayo de 2015

La Politica Sobre el Campesinado en el III Reich

LA POLITICA SOBRE EL CAMPESINADO EN EL III REICH


No todo lo que hizo el III Reich en el aspecto socialista es aplicable hoy en día, algunas cosas están desfasadas o ya solucionadas, otras no se hicieron tan bien como se debiera, en otras hay hoy posibles soluciones mejores debido a los adelantos técnicos.
Pero en general su ‘orientación’ y sus propuestas básicas en los problemas socialistas y comunitarios son absolutamente necesarios hoy en día y serían la base, con las modificaciones oportunas al momento, de las soluciones que hoy se precisan.
Y en el tema del campesinado esto es aun más cierto debido al desastre absoluto de la democracia capitalista en este tema, dado que en un sistema basado en el mero número de votos, el campesinado ha perdido casi toda su influencia. Así mismo el marxismo siempre se había centrado en las fábricas de las ciudades, hoy ya ni eso, últimamente su base está en los estudiantes ‘progresistas’ sin trabajo, los intelectuales que venden ‘rebeldía de izquierda zapateril’, los colectivos gays y abortistas, los inmigrantes ilegales, los okupas y demás perro-flautas… pero desde luego no en el campesinado, que es una base tradicional y aun algo arraigada a valores poco ‘progresistas’.
Ante todo hay que comprender que el sistema democrático considera el campo como una fábrica más, un medio de producción, no le da otro valor que el económico. Un campo es como una máquina para el Mercado democrático. Con esta visión mercantilista del campo y dentro de un mercado global las consecuencias han sido brutales.
Los campos de España se abandonan, hay enormes extensiones sin cultivar porque no es rentable en el mercado global. Y lo mismo pasa en toda Europa.
El capitalismo impone unas explotaciones infectas: por ejemplo el tema de la bio-gasolina a condenado al hambre a países enteros, cuyas élites financieras dedican enormes extensiones a ese fin, mientras sus masas quedan subalimentadas. Y lo mismo cuando grandes multinacionales dedican las mejores tierras de países con hambre a la exportación de plátanos, cacao o piñas para pagar divisas de una deuda contraída por los gobernantes y que arruina la agricultura para comer.
Las cosechas de años próximos son utilizadas en los llamados ‘Mercados de futuros’ que provocan subidas o bajadas de precios especulativos
La bolsa especula con productos agrícolas sin importar el paro o problemas de alimentación. Hace poco el mercado de futuros del arroz hizo subir su precio y condenó al hambre a cantidades enormes de población asiática.

LAS BASES ESENCIALES

Por ello es esencial señalar las bases de la política rural del Nacionalsocialismo del III Reich, para así poder valorar las diferencias y su necesidad actual.

1- La consideración de la tierra y la población rural como una base de la comunidad y no como un mero elemento de producción.
Esta es la base esencial, de la cual salen todas las otras medidas destinadas a crear una población rural sana y arraigada a la tierra, no un sistema de mercado ni una mera producción mercantil.

2- Ley para la alimentación nacional: 13 septiembre 1933.
Solo llegar al poder se redacta esta ley básica: La alimentación del pueblo no puede basarse en especulaciones, ni deuda ni disposiciones libres del Mercado, sino en una necesidad establecida y regulada por el Estado.
La primera ley organizó a los agricultores y estableció la prioridad de la alimentación nacional, creó escuelas de agricultura para colonos y ajustó las necesidades de alimentación de productos básicos dentro de un Plan controlado por el Estado.
Mientras que en los años 1920 a 32 se cerraban granjas agrícolas cada día, y se importaban comida desde el extranjero, la banca expropiaba granjas hipotecadas y masas de campesinos sin tierra debían ir a los arrabales de las grandes ciudades, desde 1933 esto acabó totalmente.

3- Ley sobre la sucesión del patrimonio rural: 1 de octubre 1933.
Inmediatamente se legisló para evitar el daño que la finanza hace sobre la tierra, eliminando la posibilidad de establecer hipotecas sobre la tierra, y prohibiendo la expropiación de la tierra por deudas.
Además las tierras agrícolas solo podían ser propiedad de agricultores registrados como tales, no de empresas financieras. Y para granjas de un tamaño adecuado el propietario debía trabajar las heredades. La ley de heredad luchaba contra el mini y el latifundio.
Para combatir el minifundio se estableció que las granjas de un tamaño dado no podrían dividirse en la herencia y el heredero debía trabajar la tierra, no podía venderlas, pero los hijos que no heredaban las tierras tenían otras compensaciones y el propietario deberes con ellos.
Así, la Ley del Patrimonio Familiar sirve al establecimiento de un nuevo ordenamiento jurídico de la tierra, que enlaza con la antigua concepción germana del Derecho. Pero, al mismo tiempo, reconoce los principios de la propiedad privada, responsabilidad y esfuerzo personal. Por esta Ley se liberó la propiedad campesina de la economía capitalista del dinero, ya que ella no es enajenable, no puede constituir garantía de préstamo y se hereda pro indiviso.

4- Ley sobre reglamentación del Mercado agrícola. Finales del año 1933
Sin embargo las leyes anteriores no hubieran podido solucionar el problema sin esta ley esencial que rompe con el sentido de mercado global y de liberalismo económico, sin caer en el comunismo ni utopías igualitarias.
La norma trataba de establecer varios puntos fundamentales:
-     Definir unos precios razonables y justos a la alimentación básica. No se aceptaba la ley del mercado, sino una adecuada proporción entre el coste de producción, con un beneficio razonable. No se trata de fijar precios subvencionados ni hacerlo con todo tipo de productos. Como dijo Hitler ‘no importa el precio del caviar sino el del pan’.
-    No se podía especular en bolsa sobre productos agrícolas básicos.
-    Estabilidad de los precios (fueron casi estables por ejemplo los del pan, leche, mantequilla, etc en todo el periodo 33 a 39.
-    Fomento de la producción según la necesidad de consumo. Frente a la idea de mercado libre, se efectuaron Planes anuales para fijar que necesidades había (de consumo interno y de exportación) de productos básicos de alimentación, y así hacer que la producción no fuera ni excesiva ni insuficiente.

Al regular un precio de distribución razonable, con una ganancia lógica, se evitaba la especulación de la distribución actual, donde el agricultor gana menos que el distribuidor, habiendo él efectuado el trabajo y sufrido el riesgo del tiempo, etc….
En cambio no se daban subvenciones gratuitas, globales ni falsas, sino que se garantizaba un precio justo. Hoy el sistema capitalista global hace que los precios sean infames, por debajo del de producción a menudo, y para evitar protestas se dan unas subvenciones que son meros ‘regalos’ sin objetivo real de producción o de inserción campesina, solo de ‘cobrar y no alborotar’, subvenciones que van desapareciendo a medida que se tiene menos ‘miedo’ de la reacción campesina.

5- Ley de reglamentación de las deudas y eliminar el embargo de los productos agrícolas.
El gran mal del campesinado ha sido el endeudamiento de la tierra. Cientos de miles de campesinos americanos USA fueron expropiados de sus tierras en la crisis del 29 debido a no poder pagar deudas avaladas por la tierra. En Alemania pasaba algo similar antes de 1930.
La ley nacionalsocialista prohibió endeudarse con la tierra y negó el embargo de la tierra por deudas. Las deudas deben pagarse pero no quitando la tierra al campesino.
El nuevo campesino sólo debía de satisfacer una “renta soportable‟, que se fija por peritos y que impide todo endeudamiento excesivo, cosa esta última que ocurría con demasiada frecuencia en los años anteriores a 1933.
Si antes era posible siempre que aquél que poseía dinero comprase una granja, aunque careciese en absoluto de las condiciones técnicas y humanas necesarias para ser campesino, el III Reich no permitió la compra de granjas si el comprador no pasaba un examen de aptitud para ser campesino y trabajaba luego la tierra. Toda especulación sobre la tierra desapareció.

El Reichsnährstand (RNST) fue una organización corporativa encargada de la políticas y la economía agrícolas integrante del Estado alemán entre 1933 y 1945, que fue instituida como una entidad derecho público con autonomía administrativa que contaba con estatutos, derecho presupuestario y fiscal y cuerpo funcionarial propios, y cuyo primer director fue Walther Darré, y se ocupaba de controlar estas disposiciones, asegurarse de que eran empleadas correctamente y estudiar los casos especiales que siempre se presentan en leyes general.

LA POLITICA DE AYUDA AL CAMPESINADO

Mientras que las leyes y normas indicadas anteriormente regulaban ya un campesinado posible y razonable, además se establecieron una serie de políticas de ayuda especial al campesinado, al considerar que atraer población al campo era no solo un tema económico sino una voluntad nacional de arraigo.
Veamos algunas de ellas, también hoy todas ellas impensables en el sistema capitalista y/o ’progresista-marxista’ actual.

1- Préstamos y cancelación de deuda:
Para suplir la imposibilidad de hipotecar las tierras, se establecieron créditos al agricultor (efectuados por el Estado a bajísimo interés, al no tener el III Reich el problema de los intereses usurarios de generación de crédito que hay hoy en día). Los campesinos podían endeudarse pero con un plan claro de poder devolver el préstamo con su trabajo.
De todas formas se establecían una serie de cancelaciones de la deuda:
Por ejemplo en caso de matrimonio campesino. Cuando uno de los cónyuges, antes de haber contraído matrimonio había trabajado por lo menos cinco años sin interrupción en la agricultura, explotaciones forestales o como artesano rural y también uno de ellos, por lo menos, permanecía después de contraído el matrimonio en la agricultura, quedaba aplazado el pago del préstamo mientras éste trabaje en ella. Y después de diez años se consideraba cancelado.
Diversas soluciones de este tipo permitían créditos sin usura ni agobio.
Por supuesto el trabajo del campesino permitía generar impuestos y rendimientos que al Estado le permitían anular esa deuda-crédito concedido, no creándose la situación actual de déficit continuo y aumento imparable de la deuda.

2- El Año Obligatorio
Dado que en el Nacionalsocialismo la idea de servicio a la Comunidad es esencial, no solo se estableció, como veremos, el Servicio del Trabajo en 1 de Mayo 1933, sino que se creó el servicio del ‘Año Obligatorio’ exigido antes de tener derecho a buscar trabajo, y para todas las clases sociales de forma igualitaria.
En las mujeres se asignó especialmente la ayuda al campesinado y a las madres campesinas sobrecargadas de trabajo en casa, hijos y tierras, o a personas mayores enfermas.
Mientras en las ciudades se establecía la ‘Ayuda vecinal’, en el campo no solo ayudaban sino que aprendía a conocer y amar la tierra y las gentes campesinas.
La idea no era solo ayudar, sino lograr que el campesinado y el trabajo del campo no fuera ignorado, cuando no objeto de burla e ironía, en un desprecio de los ciudadanos al campo como algo hostil y extraño a su ser, y más entre los jóvenes de clases altas, que nunca se han ensuciado las manos en el barro y las cosechas.
Este antagonismo es, en cierto modo, la expresión de la antigua lucha de clases y tenía que ser superado por la unidad y colaboración de toda la Comunidad.

3- El Servicio de Trabajo
Con la toma del poder por Adolf Hitler se promulgó el 1 de mayo de 1933 la reconstrucción del Servicio del Trabajo como un Deber.
En lo que concierne al tipo de trabajo a realizar se indicó que fuera de utilidad pública –por consiguiente que no esté enfocado al beneficio privado– complementario, es decir, un trabajo que no se haga ya por medios profesionales rentables, que tenga unos fundamentos económicos y, si es posible, que tenga valor desde el punto de vista de la economía comunitaria.
Durante el Servicio de Trabajo no debe existir ninguna relación laboral económica entre el responsable del trabajo y los trabajadores, no hay ‘explotación’ de los trabajadores en este Servicio..
Por supuesto también debían realizar el servicio jóvenes de «clases más favorecidas». Esto significaba que las ideas que se habían formado en silencio entre los nacionalsocialistas relativas al concepto de servicio de trabajo hacían su aparición.
Se pasaba de la idea de «uso para desempleados» que tenía el capitalismo a una «idea de servicio» para el pueblo general de todos.
Este Servicio de Trabajo fue especialmente dedicado al campo, con una orientación exclusivamente agrícola, que también persiguía el objetivo, en estrecha colaboración con las comunidades campesinas, de remediar la escasez de personal auxiliar agrícola y lograr que el trabajador procedente de la industria, mediante el reciclaje y el estímulo, consiga adaptarse y eventualmente permanezca con posterioridad en la agricultura.
Asimismo constituyó un desahogo esencial para la agricultura el empleo del Servicio de Trabajo en la roturación de los campos y recolección de las cosechas en temporadas en que se precisa un trabajo extra urgente.
En 1934 el ‘Servicio del Campo’ de la Hitler Jugend con juvenil arrojo instó a la juventud para que se pusiera a disposición por un cierto tiempo para el trabajo agrícola, en la mayoría de los casos por un año.
Es muy interesante comprobar que hoy en día los llamados socialistas, comunistas y progresistas están totalmente contra crear un Servicio de Trabajo obligado, quitaron el servicio militar pero no querían saber nada de ‘trabajar’ por la comunidad’ gratuitamente, mostrando su mentalidad egoísta, demagógica y capitalista.

4- Servicio Voluntario de estudiantes.
La organización femenina del NSDAP organizó a decenas de miles de estudiante que fueron voluntarios a trabajos de ayuda a madres campesinas, en el periodo de verano vacacional en las escuelas y universidades.
Cuidados de la madre y el lactante, gestión del hogar, cuidado de recién nacidos y niños. Visitas a enfermos y hacer/dar la comida a los enfermos. Colaboración para que mujeres campesinas pudieran hacer los viajes de descanso a cargo del ‘Servicio Vacacional’. Asistencia continuada a las madres que han regresado de dar a luz o de una enfermedad seria.
Es la organización «Trabajo de Ayuda a la Madre y el Hijo», de trabajo voluntario. Para tener una idea en 1938 el personal de ayuda colocado al mes ascendió a más de 6.000 personas/mes, y en 1939 fueron más de 7.000/mes.

5- Estudio de Economía Doméstica campesina.
Esta fue una propuesta muy curiosa. Se seleccionaron en toda Alemania, en las diversas partes campesinas que hay, muy diversas entre sí a veces, unos cientos de familias estándar-medias campesinas. Por supuesto la participación era voluntaria.
La condición es que la familia estuviera compuesta al menos por cuatro miembros y tuviera unos ingresos brutos bajos. Se les daba un libro de gastos, que contiene junto a las entradas y gastos, que se apuntan diariamente, el menú de todas las comidas del día. También se anotan las comidas en cantinas, las meriendas escolares de los niños, etc.
De esta forma se ve que tipo de necesidades tienen las familias campesinas de alimentación, de gastos y estrecheces.
Además sirvió para ver que alimentos deben fomentarse más, como las hortalizas y verduras que se desatendían mucho, mientras eran de mucha y fácil producción en Alemania.

6- Creación de colonias: decreto 29 marzo 1934.
Mientras en la época capitalista de Weimar, y ahora en nuestro tiempo aun más, hubo una extraordinaria emigración rural a las barriadas de la ciudad, cuyo motivo era con frecuencia que el trabajador agrícola comparaba su mala situación social con la mejor del trabajador de la ciudad, o por las expropiaciones de tierras por deudas usurarias, en el III Reich se logró invertir esta situación.
Uno de los medios fue la creación de Colonias Agrícolas nuevas. Se daba terreno y casa a colonos agrícolas nuevos. Era para parados jóvenes y con familia. Se les formaba en el nuevo trabajo, se les dotaba de herramientas necesarias.
Debían ser construidas en un lugar que garantizara la vida permanente del colono, por el tipo de tierra o su extensión. .
El Servicio del trabajo preparaba esas colonias nuevas y sus tierras. Las casas debían ser construidas de forma tradicional, no en pisos ni en forma barata pero incómoda, las nuevas construcciones rurales se adaptaban al estilo del paisaje.
Este sistema permitió a cientos de miles de parados ir a trabajar de nuevo a al campo.

7- Protección de la vida cultural campesina.
Para evitar la queja de la falta de vida cultural campesina se establecieron dos medidas esenciales:
-    El fomento de actividades comunitarias, como el canto y la danza, la tertulia y las noches en común. Fiestas y concursos. Ejemplo fue el ‘Día del Campesino’ o la proliferación de actos culturales efectuados por los propios campesinos.
-    Todas las compañías de teatro, música, etc que reciban subvenciones del estado debían obligatoriamente realizar parte de sus actividades en zonas campesinas. Dado que casi todas las compañías culturales hoy en día están subvencionadas, esto solo serviría para llevar la cultura al campo.

NI AUTARQUIA NI GLOBALIZAICON

Hay la falsa idea de que se tendía a un sistema ‘autárquico’ en el III Reich.
Esto es absurdo cuando Alemania fue en esa época una exportadora masiva de técnica y maquinaria.
Pero sin duda tampoco se deseaba una globalización absurda e injusta, y mucho menos en el tema de la alimentación del pueblo.
Se buscaba un Comercio Justo, equilibrado donde se pudiera, y en alimentación la autarquía en los productos básicos si es posible, para asegurar una alimentación correcta, sin deudas ni problemas.
Pero desde luego se desea un comercio internacional fuerte y amplio. No bajo dumping de salarios ínfimos, ni bajo explotación de recursos en países pobres a precios ruinosos o bajo corrupción gubernamental.
En todo caso en alimentación tampoco se iba a una autarquía total, sino solo en productos esenciales para la alimentación del pueblo.

Como podemos comprobar muchas de estas medidas son hoy las necesarias, y una vez más el Nacionalsocialismo no es una ‘política’ del pasado sino la solución del futuro si queremos eliminar la usura, la deuda y el capitalismo, sin caer en demagogias ni utopías.


No hay comentarios:

Publicar un comentario