jueves, 4 de febrero de 2016

Rusia y Su Papel en Europa

RUSIA Y SU PAPEL EN EUROPA


Hace un tiempo (junio 2015) se ha difundido bastante en nuestros medios una carta pública del ruso Alexander Dugin dirigida al ‘Pueblo Norteamericano sobre Ucrania’.

LA CARTA DE DUGIN

Esta misiva contiene algunos temas muy interesantes que conviene resaltar junto a evidentes limitaciones en la comprensión global del problema ruso y europeo por parte de Dugin.
Se inicia muy bien la carta diciendo:
“1. Distinguimos entre dos cosas diferentes: el pueblo Estadounidense y la elite política Estadounidense. Sinceramente amamos al primero y odiamos profundamente al segundo.
2. El pueblo Estadounidense tiene sus propias tradiciones, hábitos, valores, ideales, opciones y creencias que son los suyos propios. Éstos otorgan a todo el mundo el derecho a ser diferentes, a elegir libremente, a ser lo que uno quiera ser y pueda ser o llegar a ser. Es característica maravillosa. Da la fuerza y el orgullo, la autoestima y la seguridad. Nosotros los rusos admiramos eso.
3. Pero la elite política Estadounidense, sobre todo a nivel internacional, son y actúan muy al contrario de estos valores. Insisten en la conformidad y consideran que el estilo de vida Americano como algo universal y obligatorio. Niegan a otros pueblos el derecho a la diferencia, imponen a todos los estándares de la llamada “democracia”, el “liberalismo”, los “derechos humanos” y así sucesivamente que tienen en muchos casos nada que ver con el conjunto de valores compartidos por la sociedad no-Occidental o simplemente no Norte-Americana.”

Es evidente que esa dualidad se da no solo en USA sino en casi todos los países actuales occidentales…. El pueblo es una cosa y los gobiernos plutocráticos son otra. Esas ‘élites’ degeneradas del dinero que dominan e imponen la democracia como sistema ideal para su dominio, son las mismas en USA o en Alemania o Inglaterra, por no decir España, desde luego.
Dado que la carta está escrita en base a los problemas de Ucrania, lo cual es su primera limitación, sigue a esta clara e inicial denuncia un texto largo sobre la ‘historia rusa’

“…  los Estadounidenses creen sinceramente que la Nación Rusa nació con el comunismo, con la Unión Soviética. Pero eso es un error total. Somos mucho más antiguos que eso. El período Soviético fue sólo una corta época en nuestra larga historia. Nosotros existíamos antes de la Unión Soviética y estamos existiendo después de la Unión Soviética. Así que con el fin de entender a los Rusos (y a los Ucranianos también) debería tomar en cuenta nuestro pasado”

Y se analiza el origen evidentemente ruso de parte de Urania, como bien dice:
“ Los Rusos consideran a Ucrania como parte de la Gran Rusia. Eso fue históricamente así – no por la conquista, sino por la génesis de la Estadidad Rusa que comenzó precisamente en Kiev. Alrededor de Kiev nuestro pueblo y nuestro Estado se construyeron en el siglo IX. Es nuestro centro, nuestra primera capital amada.”

Se estudia el origen étnico de Urania, su existencia como nación, la incorporación a la URSS y su independencia  posterior.
Resumiendo podemos destacar esta explicación:

”La contradicción de Ucrania consiste en la multiplicidad de identidades. Justo después de la declaración del nuevo estado – la Ucrania moderna en 1991 – la cuestión de la identidad pan-Ucraniano surgió. Tal Estado y la nación nunca existieron en la historia. Así que la nación tenía que ser construida. Pero las tres identidades principales eran muy diferentes. Crimea poblada por Mayores Rusos junto con la mayoría de partes de Novorusia que fueron claramente atraídas hacia la Federación Rusa. Los Rusos Occidentales reclamaron ser el núcleo de una “nación Ucraniana” muy específica que ellos imaginaban con el fin de servir a su causa. Los Rusos Occidentales quienes en parte apoyaron a Hitler en la Segunda Guerra Mundial (Bandera, Shukhevich) poseían y todavía poseen una fuerte identidad étnica donde el odio hacia los Grandes Rusos (así como hacia los Polacos a menor escala) desempeña un papel central en esta identidad. Esto se puede remontar a la pasada rivalidad de los dos principados feudales Rusos proyectada en la época imperial y seguida de las purgas de Stalin. Estas purgas fueron dirigidas contra todos los grupos étnicos, pero los Rusos Occidentales lo leen como la venganza de los Grandes Rusos en ellos (Stalin era Georgiano y los Bolcheviques eran internacionalistas)”.

Es evidente que tiene razón en que la diversidad ucraniana exige un tratamiento especial, y una unidad sin sentido unitario del pueblo no tiene lógica más que en una democracia de ‘ciudadanos’, de ‘pasaportes’ donde las identidades no importan.
Así pues Dugin debe aceptar que la nacionalidad es de ‘sangre’ y no solo de pasaporte… pero a eso no se atreve a llegar, porque entraría en conflicto con la propia diversidad de pueblos en la Rusia asiática.
Y debería recordar cosas que no quiere recordar como veremos más adelante.
Tras ello relata el curso del enfrentamiento entre parte de Ucrania y Rusia, con la caída del Presidente pro ruso Yanukovitch y la toma del poder de los partidarios del independentismo ucraniano (de la coalición llamada Maidan).

”A continuación, cuando dio un vacilante y reticente paso hacia Rusia, absteniéndose de firmar el Tratado de preparación de una entrada distante en la UE, la oposición (los Occidentales) se rebelaron. Esa fue la razón porque Maidan fue fundada. La revuelta fue inicialmente la de Occidente contra el Este y el Sur. Así que sus características nostálgicas rusófobas y Nazis son esenciales para su existencia.
La oposición recibió un enorme apoyo de los países Occidentales – sobre todo de los EE.UU. El papel de América en todos estos acontecimientos fue decisivo y la voluntad de derrocar a un presidente pro-Ruso fue mostrada por los representantes Estadounidenses de ser firme y fuerte”.

Es ya conocido que tras ello Rusia invade Crimea, apoya a las partes de Ucrania pro rusas, guerra civil y virtual división de Ucrania, etc….  siendo esto la excusa de USA para forzar un distanciamiento de Europa hacia Rusia, boicot comercial por ambos lados, etc…
Sin duda la CIA y los poderes financieros occidentales estaban deseando distanciar a Rusia de Europa (dividir Europa y evitar un apoyo de Europa en el poder ruso para poder separarse del dominio USA), si no podían hacer que Rusia se entregara totalmente al poder político mundialista occidental-USA.
Ahora bien, Dugin comete serios y graves errores e incoherencias en su planteamiento, que demuestran la falta de comprensión ‘rusa’ sobre todo este problema.

LOS ERRORES Y LO QUE NO PLANTEA DUGIN

1- La base de la reclamación rusa sobre Crimea y parte de Ucrania se basa en el apoyo popular y en la coherencia cultural y étnica de las poblaciones. Desprecia por ello la ciudadanía estatal, las fronteras y el pasaporte oficial, y resuelve que la parte de población de Crimea, por ejemplo, que no desee ser ‘rusa’ debe abandonar ese territorio o ser ‘extranjera’, meros residentes que pueden ser expulsados.
Ahora bien, esta posición es contraria tanto a la ideología democrática como al marxismo y el comunismo. Las democracias exigen una nacionalidad de pasaporte, sin significado étnico ni cultural, de forma que todo habitante con pasaporte sea igual, cualquiera que sea su raza, cultura u origen. El marxismo aún más, pues elimina toda idea de identidad, promueve el internacionalismo sin fronteras, basado en la Clase y la economía. Todo progresista europeo (más o menos marxista) aborrece la idea de nacionalidad étnica, de identidad cultural y de origen étnico.
Incluso los separatistas marxistas (por ejemplo los catalanes) apoyan la inmigración masiva y su incorporación como población ‘catalana’ por mero pasaporte, combatiendo incluso violentamente toda oposición a una idea de pertenencia a Cataluña basada en un origen étnico-cultural e histórico.
Por tanto la posición de Dugin solo es apoyada precisamente por la ideología Nacionalsocialista en la que la nacionalidad está fundamentada básicamente en el origen étnico-cultural, con afirmación histórica, en el Pueblo, y no en el pasaporte legalista.
Pero Dugin no solo no se atreve a explicitarlo, sino que tiene que declarar ‘anti naci’ por dos motivos:
-    Porque políticamente sería su suicidio político en la propia Rusia y en todo el mundo.
-    Porque en realidad esta visión de la nacionalidad que presenta en Ucrania es incoherente con el Estado actual ruso que defiende el propio Dugin.

Dugin en esta carta juega con una visión ‘ucraniana’ que no podría defender si se refiriera a otras partes de la propia Rusia actual. Como ejemplo sangrante en Chechenia.

2- Rusia no ha condenado de forma clara, contundente y radical la etapa soviética, de forma que los pueblos que sufrieron la brutalidad comunista (bajo la capa rusa aunque en realidad fuera anti rusa, mundialista y en buena parte sionista), están aún bajo el trauma de la brutalidad soviética.
El problema es que Dugin no se da cuenta que la opresión de la URSS sobre los pueblos del Este europeo fue tan brutal que ha dejado sin duda una clara preocupación contra un intento ruso de repetirlo. Y en el caso de Ucrania esto es especialmente importante, puesto que Ucrania fue uno de los pueblos que se resistió más duramente a la brutalidad soviética y sufrió un genocidio enorme por ello.
Dugin debería alabar a Stefan Bandera por ser ucraniano anti soviético, y comprenderlo.
En Rusia hoy está prohibido legalmente ser ‘naci’ pero no está prohibido ser estalinista.
Está prohibido dudar del llamado Holocausto pero no está prohibido dudar del genocidio comunista.
Si Dugin quiere que Europa vea a Rusia como ‘no-soviética’ debe aprender a aparentarlo de verdad. Debe entender que la URSS fue un sistema que oprimió a los pueblos vecinos y rusos, y que el enemigo a los rusos es su imagen de ‘patriotismo estalinista’, incapaz de entender una Europa de pueblos.

3- Si Rusia desea aplicar en Ucrania la razón ético-cultural, debería revisar sus propias fronteras llenas de conflictos étnicos, de ocupaciones en Finlandia, Polonia, Alemania, Bulgaria, Rumania… donde ocupó tierras de otros pueblos y efectuó limpieza étnica en muchos casos. Y no digamos las amalgamas de pueblos asiáticos.
Por tanto para que Europa vea a Rusia como parte de esa Europa de los Pueblo unidos contra el imperialismo (imperialismo sionista, USA y financiero, pero también soviético-comunista) debe dar pasos significativos contra su pasado soviético, destruir toda relación amistosa y de ‘complacencia’ por esa época. Debe considerar esa etapa comunista como una época en que el pueblo ruso fue un zombi del imperialismo comunista, y por ello revisar todo lo acontecido totalmente. Las victorias soviéticas y las ocupaciones territoriales soviéticas no pueden considerarse ‘rusas’ sino imperialistas del sionismo comunista. Los muertos en la II Guerra Mundial no deben echarse a cargo exclusivo de Alemania sino del comunismo que lanzó a la URSS en el camino de mil agresiones, matanzas y ocupaciones ya antes de 1939. Sin un Stalin y un comunismo agresivo y amenazante, Hitler no hubiera atacado a Rusia.
Solo recuperando a Rusia sobre el cadáver soviético podrá Europa, y la propia Ucrania, volver a fiarse y cooperar con Rusia contra el actual imperialismo financiero sionista-USA-UE.

4- Dugin acusa a la élite dirigentes USA, sin atreverse a denunciar que la política exterior USA está dirigida de forma muy directa por el sionismo e Israel.
Pero Dugin no analiza si pasa lo mismo en la Rusia actual, si las élites, mafias y grupos de poder rusos no están también bajo presiones del mismo tipo de élites.
Se queja Dugin, con razón, de las agresiones de USA-Sion contra Siria, Iraq, Irán….  eran áreas de influencia rusa. Pero Rusia no ha hecho nada para impedirlo, las influencias sionistas en Rusia son enormes también y Rusia no ha querido con Putin, ni antes, oponerse a los mandatos israelíes y sionistas de destruir a los pueblos árabes.
Si Rusia hubiera armado y defendido a los regímenes de Siria o Irán, nadie se hubiera atrevido a amenazarlos y agredirlos…  pero Rusia es aún una potencia subyugada por el sionismo.
Millonarios rusos sionistas ocupan y son dueños de grandes imperios financieros en Rusia con la colaboración de las autoridades. Las mafias rusas están infectadas de sionistas y de intereses coincidentes con la finanza internacional.
Dugin debería dirigir su carta no solo a USA sino a las propias élites rusas.

5-Conclusión: Rusia podría ser la gran esperanza europea de apoyo contra el dominio actual de USA-Sion-Finanza, pero solo si lo hace desde una idea europea, no ‘ex soviética’, no imperialista sino europeísta, no anti naci sino anti sionista, no anti ucraniana sino por una Europa libre que pueda después, libremente, recomponer las heridas que los imperialismos comunista y capitalista la han infringido durante el siglo XX.



No hay comentarios:

Publicar un comentario